La Revista

Arte en pequeñas dosis

La Revista

Arte en pequeñas dosis

Jimena_Apodemia2_resultado
photo_cameraJimena_Apodemia2_resultado
Influenciada por el trabajo de sus padres, Jimena Von Knobloch creció rodeada de diseño, lo que la llevó a participar en la pasarela ego con un tocado y abrir su primera tienda apodemia en madrid en 2013. hoy cuenta con 16 puntos de venta en españa y una web con venta mundial

¿Cómo nació apodemia?

La influencia de mis padres, como diseñadora de interiores y escultor, hizo que desde muy pequeña me interesase por el diseño, lo que más tarde me animó a imaginar algo como lo que hoy es Apodemia. Mi primera pieza fue un tocado con el que participé en diferentes iniciativas como EGO Cibeles. Fue un estreno como diseñadora apasionante que me impulsó a convertir esta primera colección en mi trabajo cotidiano creando Apodemia y utilizando la mariposa como nuestra seña de identidad. En 2013 abrimos nuestra primera tienda física en Madrid. Conseguíamos de esta forma instalarnos en uno de los principales núcleos de nuevos creadores y talentos emergentes del diseño nacional. Paralelamente, arrancamos nuestra tienda online, abriendo nuestra web, nuestra presentación en sociedad a nivel global. El 2015 supuso nuestra expansión con las inauguraciones de dos nuevas tiendas en Madrid, un número que fue creciendo hasta tener 16 tiendas repartidas por la geografía española. Apodemia es una marca inspiradora que recoge una forma de ser, sentir y vivir únicas. A lo largo de la historia ha habido tendencias que han encontrado su lugar en el mundo, creando su personalidad y millones de personas se han sentido reflejadas, comprendidas, inspiradas. Apodemia nace con vocación universal, para conquistar el mundo.

¿Cuál es vuestra filosofía?

Apodemia es una marca inspirada en la naturaleza que representa todo un universo de innovación, diseño, calidad y elegancia que responde al alma del equipo creativo. Nuestros valores son tres: sensibilidad para buscar la esencia de las cosas, serenidad para afrontar cada desafío y decisión para luchar por nuestros sueños. 

¿Hay tendencias en joyería?

De forma muy similar a la ropa, si nos fijamos en las colecciones que presentan los diseñadores en las pasarelas vemos que también hablan mucho sobre tendencias en joyería. Recientemente hemos visto cómo este año 2020 lo protagonizarán las medidas XL, los collares de eslabones o las conchas en cualquier formato. En Apodemia sin embargo no seguimos tendencias, creemos en la atemporalidad y eso solo se consigue siendo fiel a una imagen. Nosotros unimos y mezclamos lo que más nos identifica y nos gusta de diferentes estilos para hacerlos nuestros y crear un estilo propio.

¿Tenéis un cliente ya definido? 

Hablamos de hombres y mujeres con firmeza para soñar a lo grande pero también serenidad para avanzar con equilibrio. Conocen el valor de las cosas pequeñas y buscan la belleza escondida en cada momento. Son los dueños de su vida y no siguen las opiniones o las modas, sino el latido de su corazón. Son las personas que mueven el mundo. Ellos son el público también al que habla Apodemia. Gente contenta de ser distinta, única, diferente, irrepetible, personal, intransferible, son The Happy Few. 

Si tuvieseis que aconsejar a un cliente para comprarse una sola joya, ¿cuál sería?

Creo que me decantaría por un anillo, siempre me ha parecido una de las joyas más significativas. Es más, una de las joyas más importantes para mí es un anillo que me regaló mi abuela. Siguiendo esta idea, en Apodemia lanzamos la colección de anillos In Bloom, y yo en concreto tengo especial debilidad por el anillo Magnolia, gracias a su imponente diseño creo que puede convertirse en una joya para pasar de madres a hijos. 

¿Cómo surgen las colecciones?

La inspiración la encuentro en el mundo que me rodea, desde una película que he visto recientemente, a una exposición de arte, un libro o un viaje que me ha marcado. 

¿Cómo es el proceso de trasladar una idea creativa a una joya?

El proceso empieza con una idea que se va formando sobre una inspiración general para crear la siguiente colección. Una vez tengo la idea, veo de qué forma se va a poder plasmar. Boceto las ideas. No vale cualquier idea para cualquier joya. Hay ideas que se traducen por ejemplo en joyas de aspecto XL y otras que son minimal. Una vez tenemos los bocetos, el equipo lo traduce en unas fichas y luego creamos los originales. Esas piezas que serán nuestras piezas finales primero en cera y luego en metal para hacer el prototipo y realizar la producción completa. El proceso es complejo, porque trabajamos cada pieza de cero. 

¿Cómo ha sido la creación de la marca a nivel empresarial?

Desde que empezamos tanto Jaime como yo teníamos muy claro lo que queríamos crear. La esencia era algo muy importante. El cliente puede diferenciar una pieza nuestra del resto de marcas y para ello, año tras año hemos trabajado para ser diferentes. Creo que la única forma de crear algo propio es intentar no verse afectado por el mercado, sino tener confianza en uno mismo y en la idea que tienes para tu marca y ser coherente con cada diseño, la imagen, el mensaje, incluso las propias personas. Todo tiene que respirar lo mismo para crear una imagen sólida.

¿Es fácil hacerse un hueco?

No es nada fácil, es el resultado de un trabajo muy duro, de no darse por vencido en ningún momento y de ser muy constante. La competencia hoy dentro de la joyería y la bisutería es enorme y no podemos relajarnos ni un momento. En este caso creo que el éxito es ser fiel a uno mismo y no perder nunca los valores, eso el público lo agradece y siempre lo valora.