La Revista

Comida de domingo a precio de lunes en Maceda

La Revista

Gastronomía

Comida de domingo a precio de lunes en Maceda

La Diligencia, en Maceda.
photo_cameraLa Diligencia, en Maceda.
Un clásico que mantiene su ambiente familiar, una cocina sencilla pero bien trabajada, con buenos productos y un sentido práctico que hace que sean capaces de atender sin el mínimo fallo a muchos comensales

Fue el primer restaurante que conocí en Maceda y tengo unos muy gratos recuerdos de su cocido, de su menú semanal y de un trato muy acogedor. Me pareció entonces, uno de los mejores restaurantes de ambiente rural que se pueden encontrar en Galicia. Dispuesto a hacer una excursión de domingo por tierras de montaña, lejos de la autovía e incluso de las carreteras transitadas, paré aquí a comer. Me encontré con el restaurante lleno hasta la bandera. La lista de primeros, segundos y postres era larguísima. Había de todo. Y lo que es más importante. Daba igual que estuviese lleno el comedor. Así como pedías, te llegaba la comida, un plato detrás de otro. Me pareció un ejemplo de perfección en la sincronización de la cocina con el servicio.

Tomé de primero una ensaladilla y de segundo, ternera asada. Que conste que no siento gran simpatía por la blanquita, una carne que a mi madre le encantaba mechar. Y de saber que era esa la parte de la ternera que asaban hubiera elegido otro plato. Pero cuando me puse manos a la obra, no me disgustó.

Con la misma variedad en primeros y segundos, se despacharon también en los postres. Me llamó especialmente la atención la cantidad de flanes que tenían: de café, de queso, el tradicional... y unos cuantos más que ya no recuerdo. El de café estaba riquísimo al igual que el tradicional. 

En resumen. Un clásico de Maceda que mantiene su ambiente familiar, una cocina sencilla pero bien trabajada, con buenos productos y un sentido práctico que hace que sean capaces de atender sin el mínimo fallo a muchos comensales. Y para ser un menú de domingo, con un precio verdaderamente económico, si tenemos en cuenta la variedad y calidad.