La Revista

Cristina Bermúdez, influencia ourensana

La Revista

LO VEO

Cristina Bermúdez, influencia ourensana

ss
photo_camera Cristina Bermúdez.

Alguna chispa especial hay que tener para conseguir que la forma en que vistes consiga cautivar a más de 75.000 personas. claves como la cercanía, la sencillez o la moda asequible han convertido en influencer inesperada a la ourensana Cristina Bermúdez

¿Cómo empezó todo? ¿Cómo Cristina Bermúdez se convirtió en Cabermu?

Como la mayoría de las cosas más bonitas que me han sucedido hasta ahora, de una manera absolutamente casual. Durante una de mis estancias, por motivos laborales, en Mallorca, mi madre y yo decidimos, aprovechando los rincones tan maravillosos de la isla, ir fotografiando mis looks diarios y colgarlos en mi nueva red social.

¿Cómo se consigue crear una comunidad de más de 75.000 personas?

Me resulta realmente difícil dar una clave para lograrlo, la desconozco. En mi caso todo ha ido de una manera tan gradual, tan poco buscada, que no sabría explicarlo. Lo que puedo asegurar es que con mucha dedicación, esfuerzo, naturalidad y humildad.

La clave de tu éxito es la cercanía. ¿Es posible conseguir cercanía a través de algo tan frío como la pantalla de un teléfono o un ordenador?

Mi cercanía no es sólo una característica de @cabermu, yo, Cristina Bermúdez, soy así en mi día a día. Siempre me describo como una chica “de andar por casa”, muy natural, nada rebuscada y eso sin duda transmite cercanía. Además ante una cámara puedes mostrarte de dos modos, siendo tú o intentado gustar a los demás a través de una pose. Yo, desde el primer momento opté por no dejar de ser Cristina y creo que, quien me ve a través de Instagram, lo percibe.

¿Qué es lo que más destacan de ti tus seguidores?

En mayor medida esa cercanía a la que hacías referencia, y además el hecho de que mis looks se basan, fundamentalmente, en prendas low cost, fáciles de combinar y muy ponibles.

¿Cuál es la clave para que nos enganche el estilo de alguien a quien no conocemos personalmente?  

A pesar de que las redes sociales tienen un gran atractivo para el público que es asiduo a ellas por su impacto visual, una simple foto, un look muy elaborado o una localización perfecta no son suficientes para lograr alcanzar un elevado número de seguidores. Yo apuesto por añadir a ese cóctel reflexiones personales, alusiones a mis experiencias viajeras… y sin duda ayuda a que la gente se mantenga ahí. Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia esencia y eso es lo que “engancha”.

Hace unos meses realizaste un mercadillo en la ciudad. ¿Cómo de importante es el contacto real con los seguidores?

Es fundamental, es clave, es la base de todo… Si yo me encontrara por la calle con esa instagramer que sigo hace años, me acercara a ella y su reacción fuera muy distante sin duda cambiaría mi opinión sobre ella. Se agradece el que nos “atiendan”, que nos traten con cariño. Todas y cada una de las personas que están detrás de mi instagram son la base de todo y nunca debemos olvidarlo.

¿Qué supone para tu día a día haberte convertido en influencer?

Un plus de esfuerzo para encajar todo lo que requiere colgar una foto a diario en las redes. Pensar los looks, buscar el entorno, realizar la fotografía, editarla, y estar cada día pendiente de responder a cada uno de los mensajes requiere mucho tiempo. Por otro lado, una satisfacción cada vez que alguien te reconoce y te agradece tu trabajo, tu esfuerzo y la inspiración que supones para su día a día.

¿Cómo consigues compatibilizar tu trabajo con tu faceta de instagrammer? 

Mi trabajo tiene sus ventajas y sus desventajas, me deja muchas horas libres y a la vez me obliga a cambiar de ciudad con tanta asiduidad que complica el tema fotográfico. Encontrar quien pueda y quiera hacerme fotografías no es siempre tan sencillo.

¿Hasta qué punto es importante seguir las tendencias?

Es perfecto siempre y cuando no pierdas tu personalidad ni tu estilo.

¿Cuál sería el principal consejo estilístico que darías a alguien?

Vestir sólo aquello que te haga sentir bien sin olvidar que “menos es más”.

¿Qué crees que tiene Ourense para ser una ciudad en la que la moda está tan arraigada?

A pesar de ser una ciudad pequeña, ha sido cuna de grandes diseñadores. Si a eso añadimos que a los ourensanos nos gusta vestir a la moda y nos preocupamos mucho por la estética, tenemos la clave de porque podemos definir esta ciudad como la Silicon Valley gallega.

Te puede interesar