La Revista

Dormir, comer y razonar, el entrenamiento invisible

La Revista

SALUDABLE

Dormir, comer y razonar, el entrenamiento invisible

Sin llegar a tan alta exigencia, el entrenamiento ‘Invisible’ puede mejorar nuestra forma física y nuestro bienestar

Los expertos en Preparación Física denominan entrenamiento ‘Invisible’ o ‘Silencioso’ a todo aquello que contribuye a la mejora del rendimiento del atleta sin ser la propia rutina del entrenamiento. Se refieren al sueño, la nutrición y la estabilidad emocional.

¿Cumpliendo estas condiciones y al tope de nuestro físico podríamos ganar una carrera a un Usain Bolt trasnochador, empachado y despechado? Ni usted, ni yo, ni el 99,99% de los habitantes de la tierra, pero seguramente lograríamos nuestra mejor marca personal. Por ello y con el respaldo científico, muchos deportistas trabajan para mejorar estos aspectos y arañar décimas al cronómetro, centímetros al récord, o superar al rival que compite al mismo nivel.


Más bien inexistente


Sin llegar a tan alta exigencia, el entrenamiento ‘Invisible’ puede mejorar nuestra forma física y nuestro bienestar. El problema es que, a nivel popular, el entrenamiento ‘Invisible’ es inexistente.

A menudo hemos escrito en esta sección sobre el descanso y el sueño. El primero es parte fundamental del ejercicio (descanso entre series, ejercicios, entrenamientos, ciclos, temporadas...) prescrito por un preparador físico. El segundo debe ser subjetivamente reparador y objetivamente propiciador para que el cuerpo asimile los estímulos del trabajo y mejore su estado para la próxima sesión. Sin descanso no hay mejora. Castigar sin criterio al cuerpo es pasaporte al estancamiento, la enfermedad o la lesión.  


Por la boca y por la mente


Somos lo que comemos. Pretender mejorar nuestro estado físico y mental engullendo a discreción, fumando, bebiendo, pasando hambre una semana, tomando pastillas, batidos y demás trapalladas; es imposible. Aprender los fundamentos de la Nutrición, conocer sus beneficios y aplicarlos en nuestro cuerpo sólo es posible con un asesor profesional. 

Por último, y no por su importancia, el equilibrio psíquico. Una actitud positiva, receptiva, es clave para afrontar los golpes de la vida, los retos, los problemas, las frustraciones. Primero, acéptese con sus virtudes y defectos. Después, trabaje con criterio en su mejor versión. El resultado será bien visible.