La Revista

No empecemos la casa por el tejado, ni por la piscina

La Revista

+ Fit

No empecemos la casa por el tejado, ni por la piscina

En los centros deportivos donde el trato es personal y los usuarios no están estabulados, el correcto protocolo de atención implica una entrevista previa y una primera sesión con quien pretenda practicar ejercicio

Este encuentro es importante para que el cliente exprese sus objetivos y motivaciones; vital para que el profesional descubra el estado de forma y las necesidades reales de esta persona.

Y escribo “reales”, sin menospreciar las intenciones de quien solicita nuestro servicio. Máximo respeto y atención a sus palabras. Pero es frecuente en nuestro sector tratar con clientes que priorizan metas estéticas inalcanzables antes que objetivos perfectamente asumibles para su salud y bienestar.


Valoración y diagnóstico


Imaginen que quien esto escribe se empeña en construir una réplica del chalet madrileño de Cristiano Ronaldo nunha leira no cumio do monte perdido. Con piscina infinita y tejado retráctil. El arquitecto, si es un profesional competente y sensato, necesitará conocer la situación y orografía del terreno, extensión, comunicación, clima, necesidades y mil detalles para -educadamente y con sólidos argumentos- hacerme desistir de semejante majadería y valorar otras posibilidades. Y, de construir una vivienda, comenzar por los cimientos en lugar de por la piscina.

De igual forma, a veces se nos presentan casos de un cliente con una evidente lesión, limitación, carencia o desequilibrio muscular, cuya única obsesión consiste en desarrollar unos brazos de acero “como los de the Rock”.  O “sacar la tableta de Cristiano Ronaldo”. O “levantar el culo”. O “endurecer las tetas”.


Deber y convicción


Nuestro deber, nuestra convicción, es informar con datos a la persona de los riesgos de su estado. Recomendarle una revisión y reorientación de sus prioridades, primando la recuperación de su movilidad para, más adelante, realizar un acondicionamiento general y, en un futuro, incidir en aspectos secundarios. Porque no tiene que ser una copia de Ronaldo o de Pilar Rubio, sino la mejor versión de su persona. 

Déjese aconsejar por su entrenador -si lo tiene- y adapte el Ejercicio Físico a sus necesidades reales.