TELE EN HD

El encanto caníbal de Drew Barrymore

Santa Clarita's Diet es la nueva comedia de Netflix que muchos no saben como calificar ¿Serie B o diversión? 

El encanto caníbal de Drew Barrymore

Estrenada el 3 de febrero, Santa Clarita's Diet sigue dando que hablar ya que ha levantado pasiones y odios a partes iguales. Una comedia de humor negro, absurda en ocasiones, sangrienta donde las haya y con Drew Barrymore a la cabeza. 

Presenta un argumento simple y con grandes dosis de ridiculez en el que nuestra protagonista -magistralmente interpretada por Drew Barrymore- se muere sin previo aviso a causa de una terrible y desmesurada vomitona. Probablemente la más desagradable de la TV. A partir de aquí, vive convertida en una especie de zombie que necesita comer carne humana para sobrevivir, algo que afectará directamente a su familia, sus vecinos, compañeros de trabajo y conocidos. 

Lo más absurdo y a la vez entrañable es la unidad familiar que nos presenta. Un matrimonio muy feliz con una hija adolescente un poco rara que se sumergen de lleno en esta aventura zombie, ocultando cadáveres y buscando soluciones. La familia unida jamás será vencida y esta parece una constante en la vida de nuestros protagonistas. Nunca la unión familiar fue tal, la familia de El Padrino debería aprender de ellos. 

A nivel actoral, tenemos un ganador y no es Drew Barrymore, Timothy Olyphant se lleva todos los halagos. Tras haberlo visto en papeles mucho más serios, este excéntrico padre de familia que recuerda un poco Phil Dumphy pero con manos cubiertas de sangre, nos hace reirnos hasta tener agujetas. La actuación tirando a mediocre de Barrymore se camufla gracias a él y la química entre ellos que consigue una relación matrimonial zombi-humano muy deseable. 

Su argumento puede parecer indeseable o poco trabajado pero sus múltiples referencias a clásicos de la comedia cinematográfica como Este muerto está muy vivo (Ted Kotcheff, 1989) ofrecen solidez a la ficción. 

Sigue siendo dificil valorar su posición entre las series actuales, incomparable con otras del género como The Walking Dead, y con una comicidad familiar entrañable al estilo Modern Family que no se si acaba por convencernos. ¿Es una buena serie? No vamos a arriesgar una respuesta pero sus puntos fuertes son la facilidad para abordarla -casi del tirón si te inspiras- la narración ágil y el absurdo que tanto brilla hoy en dia en las ficciones televisivas. 

¿Que ganamos? El renacer de Drew Barrymore, que vuelve a la TV para reirse de si misma dando vida a Sheyla Hammond y hacernos reir a los espectadores.