La Región

ALIMENTACIÓN

Estamos en el día mundial del huevo

Una iniciativa destinada a quitarle la mala prensa que los huevos tenían en la mayor parte del mundo por su alto contenido en colesterol
Huevos blancos en el mercado de Bolhao Porto.
Huevos blancos en el mercado de Bolhao Porto.
Estamos en el día mundial del huevo

Veintitrés años hace ya que se celebra este segundo viernes de octubre el Día Mundial del Huevo. Una iniciativa destinada a quitarle la mala prensa que los huevos tenían en la mayor parte del mundo, del mundo rico, naturalmente, por su alto contenido en colesterol. Ya se sabe que, en estos asuntos, lo que hoy es malo, mañana puede ser bueno. Sucedió con el aceite de oliva, con el pescado azul, con el jamón serrano y, por supuesto con el huevo. Rico en proteínas, nada menos que el 25 por ciento de su peso, frente a un 14 por ciento de materia grasa, clara y yema cuentan con un importante arsenal de vitaminas y minerales que le convierten en uno de los alimentos más completos que existen en la naturaleza.

Es su ventaja y su maldición al mismo tiempo: con todo ese repertorio es capaz de alimentar una vida en su estadio embrionario hasta que sale del cascarón, y por el mismo motivo es objeto de rapiña de toda clase de animales que asaltan los nidos de las aves y reptiles. Decía Gómez de la Serna que las gallinas están cansadas de denunciar en las comisarías que les roban los huevos.

Es posible que tras este día mundial, como en casi todos, haya un interés propagandístico detrás del cual estará el sector avícola y ovícola. Pero una cosa no quita la otra. Comer huevos es sano, dentro de una dieta equilibrada.