La Revista

La arena cede ante la nieve

La Revista

REPORTAJE

La arena cede ante la nieve

La temporada de esquí traslada el foco de atención turística desde las localidades de la costa hasta el macizo central ourensano

Dicen que el año de nieves es un año de bienes. Para las comarcas de Trives, Valdeorras y la Terra de Caldelas así es, gracias a las nevadas que han devuelto el color blanco a la estación de esquí de Cabeza de Manzaneda. Los empresarios de hostelería de las tres zonas se cruzan los dedos para que las nevadas de los dos primeros fines de semana se repitan en los siguientes y la temporada se prolongue. Y es que más aún que el mar y la playa, la nieve ejerce un gran atractivo no solo entre quienes practican el esquí, sino también para niños y mayores que disfrutan jugando y caminando sobre un escenario totalmente blanco. El Macizo Central y las sierras del Oriente ourensano se convierten así en el destino de miles de personas, tanto de Galicia como del norte de Portugal que escapan de los temporales de lluvia de las tierras bajas y la costa, para disfrutar de las nevadas.

toxos_y_xestas_nevados_en_el_invernadoiro_result

Cabeza de Manzaneda abrió la temporada de esquí el pasado día 12, con todas sus pistas y remontes en servicio. El lleno fue total y se prevé que para este fin de semana, con una nueva nevada entre el viernes y el sábado, se mantenga la afluencia de visitantes. Pero ¿cuánto cuesta una escapada de esquí en la estación más occidental de la península Ibérica? 

Alojamiento

                               Estar en primera línea de pistas requiere ser rápidos en las reservas. En la web de Oca Manzaneda todavía era posible localizar el miércoles algún apartamento, pero las reservas deben realizarse al menos 48 horas antes de la llegada. Un estudio de una habitación para dos personas durante dos días cuesta, para el fin de semana 218 euros. En el portal de booking.com ya no disponen de ninguna plaza hotelera ni en Manzaneda ni en Trives. Las más cercanas, son en Vilamartín y O Barco de Valdeorras, con un precio de 120 y 132 euros por las dos noches, esta última, con desayuno incluido.

Más suerte tienen los usuarios de la plataforma “airbnb”, que encontrarán algún apartamento de alquiler en la zona de la estación de esquí: 217 euros, con limpieza incluida, por los dos días para dos ovejas_en_el_invernadoiro_resultpersonas. El mismo apartamento, para cinco personas, que es su aforo máximo se puede conseguir por 69 euros más.

Las casas de turismo rural, hoteles y hostales del entorno, se encuentran completos o con las reservas cerradas ya para este fin de semana, con la excepción de una casa de turismo rural en Castro Caldelas que se alquila todavía completa, con aforo para 6 personas, por 448 euros.

Alquiler de equipo 

Quienes son habituales en la práctica del esquí suelen contar con su equipo completo. Pero hay aficionados esporádicos que prefieren el alquiler o incluso personas que nunca lo han probado y desean tantear antes con material alquilado. Para estos casos se cuenta con servicios de alquiler de parte o de la totalidad del equipo de esquí: tablas, bastones y botas. El coste por día es de 21 euros el equipo completo, 39 euros para dos días. En el caso de elegir la práctica del snowboard, el coste de alquiler por un día es de 26 euros.

Clases de esquí 

Quienes se enfrentan por primera vez a una pista de esquí, encima de unas tablas, la experiencia puede ser toda una aventura. Pero es mejor contar con el apoyo de un monitor que nos guíe tanto en la forma de mantenerse en pie como de emprender los primeros deslizamientos. En Manzaneda existen opciones para principiantes absolutos y distintos niveles con los que ir afrontando cada uno de los tipos de pistas, que están señalizadas por colores en función de su grado de dificultad.

Escapada blanca

Las clases en cada uno de los cursos tienen un coste de 25 euros, por persona, pero existe la posibilidad de acceder a clases particulMANZANEDA 12/01/2018.- Nava Castro, directora xeral de Turismo, e Manuel Baltar, presidente da Deputación de Ourense, visitan Manzaneda, y la incorporación de nuevos cañones. José Pazares, individuales o por grupos. En el caso de una pareja, ésta opción tiene un coste de 40 euros por hora a ambos.

Queda un último gasto: el forfait para utilizar los telesillas. El precio por medio día es de 17 euros, un día completo, 22 y 2 días 37 euros.

Si sumamos todo, alquiler de equipos, apartamento, las clases ambos días y los forfait, una escapada de fin de semana para dos personas cuesta 450 euros, a lo que habrá que sumar las comidas y cenas de cada día. Este apartado, es el que tiene un mayor rango de variables: desde llevarse las vituallas y utilizar la cocina del apartamento hasta organizar escapadas por el entorno para conocer mejor la gastronomía de montaña. Entre una y otra opciones cabe la intermedia: el autoservicio de la estación de esquí. En estos primeros fines de semana de la temporada de nieve resulta muy difícil conseguir mesa en los restaurantes del entorno. Muchos doblaron y hasta triplicaron los turnos de comidas y cenas para hacer frente a la gran de manda.


Pasadas las navidades, la nieve es el primer destino de escapada del año. Tras un otoño estrambótico, más propio de un clima subtropical, el invierno, en cambio cumplió con las expectativas y trajo la nieve a Galicia en el primer fin de semana de enero. La respuesta fue inmediata. El turismo ha dejado la playa por las blancas montañas del macizo central ourensano.


Las excursiones 

Pero Manzaneda no es solo para esquiar.Las opciones de entretenimiento se completan con una variada oferta que va desde el spa del complejo turístico, con todo un catálogo de servicios de hidroterápia o la estancia lúdica en su circuito termal, a la práctica del senderismo, excursiones a caballo o visitas a bodegas y turismo cultural, siguiendo los pasos de los romanos a través de los puentes todavía en pie, y todos operativos, de la Via Nova a su paso por Trives, una escapada para conocer el castillo de Castro Caldelas, fortaleza que la casa de Lemos legó a la de Alba, o el santuario de As Ermitas, en O Bolo.

El enoturismo nos va a permitir acercarnos a dos de las subzonas de la denominación de origen de la Ribeira Sacra. En Castro Caldelas, dentro de la que se conoce como Ribeiras do Sil, meintras que Trives y Manzaneda se encuentran dentro de la subzona Quiroga-Bibei.

El macizo central ofrece mucho más que nieve

En la primera subzona encontraremos un totalde 8 bodegas en el entorno de Castro Caldelas y A Teixeira, en la margen izquierda del Sil, la mayoría de ellas con opción a visita previamente concertada y la posibilidad de catar sus vinos. En el caso de la subzona de Quiroga Bibei, son tres las bodegas emplazadas en el área de Manzaneda y Trives.

Si los tintos elaborados mayoritariamente con Mencía nos definen el perfil de los vinos de la zona, en el terreno gastronómico se entra en un amplio catálogo de productos que van desde las carnes de ternera y cerdo y embutidos, a cabritos y corderos que tienen una gran fama en estas montañas por ser de pastoreo y disfrutar de amplias zonas de alimentación natural.

La caza, cuando es su temporada y todo el año, uno de los dulces más emblemáticos de la provincia de Ourense y de toda Galicia, las bicas mantecadas, sobre cuya calidad compiten las panaderías de Trives y de Castro Caldelas, mientras que en la ladera meridional de este macizo, en tierras de Laza, elaboran otra bica, la blanca, hecha con nata en vez de manteca y solo las claras de los huevos en vez del huevo entero.

Así que las rutas de enoturismo y gastronómica amplían el radio de acción de las excursiones a la nieve en el entorno de Manzaneda, unas excursiones que se pueden completar con la visita a espacios de gran interés natural como es toda la montaña del macizo central, con sus bosques que se extienden hasta el Invernadeiro por el Sur, al singular Bidueiral de Montederramo por el Oeste o grandiosidad de Pena Trevinca en A Veiga por el sureste. Sin olvidar los Soutos de Rozavales, entre Manzaneda y Trives, donde se encuentra el espectacular castaño de Pumbariños.portada_revista_result

La temporada de nieve no es muy prolongada en Galicia. A diferencia de otras estaciones de esquí, situadas a más altitud o en áreas con más probabilidades de nieve, en las que la previsión de apertura se extiende hasta la llegada del mes de abril, en el caso de Manzaneda, el cierre de la temporada depende de las condiciones climáticas, sobre las que no cabe un pronóstico cierto, por más que los meteorólogos auguran un invierno de muchas precipitaciones en nuestra comunidad.

Desde la constitución de la estación de esquí, Manzaneda ha vivido ya 45 inviernos y otras tantas temporadas de nieve. Con casi 17 kilómetros esquiables, organizados en 26 pistas y 6 remontes, entre  telesillas y telesquís, atrae desde hace décadas a visitantes de toda Galicia, especialmente de las provincias de Ourense y Pontevedra, pero también del norte de Portugal. Los cañones de nieve podrían alargar el placer de la montaña blanca.