La Revista

A Lareira: Un mesón clásico con buen servicio en Arnoia

La Revista

Comer y beber

A Lareira: Un mesón clásico con buen servicio en Arnoia

Llevaba tiempo deseando conocer este restaurante, escondido tras una gasolinera que no sé si funciona, casi en el cruce de las carreteras que llevan a Arnoia desde Ribadavia y desde Castrelo de Miño. El caso es que allí me fui a comer el pasado lunes, que llovía a cantaros y más que un día de agosto parecía de febrero. Me encontré con un establecimiento limpio, con estrictas medidas de seguridad sanitaria y amplia distancia entre mesas y un menú económico y bien surtido, con carne y pescado a elegir entre los segundos y primeros ligeros como un pisto o más contundentes, como los callos que agradecí en un día tan destemplado. Callos, por cierto, muy sabrosos. De segundo, elegí la lubina al horno con unas patatas panadera y en el postre, que no pensaba tomar, al final el camarero me tentó con un arroz con leche recién hecho que me recordó los de mi infancia (yo lo cargo mucho de canela porque no me gusta la leche).

Las raciones son abundantes y la cocina trabaja con muy buen tino cada plato, por muy sencillo que sea. Le eché un vistazo a la carta y quedé tentado para volver otro día. Al margen del amplio surtido en carnes, me llamaron la atención dos platos que pienso volver a probar: las anguilas con salsa de pimientos y el Pulpo á Lagareiro, una especialidad muy típica de nuestros vecinos de la costa norte de Portugal.

Así que tenemos, por una parte, una opción económica, muy digna y una carta con platos muy interesantes y, lo que no es menos importante, una carta de vinos en la que están todos los que se elaboran en Arnoia y un buen surtido de blancos y tintos de las cinco denominaciones de origen gallegas. En mi opinión, un mesón muy acogedor y recomendable.