La Revista

Las conchas de moda

La Revista

Moda

Las conchas de moda

Collar conchas de Montse Betanzos
photo_cameraCollar conchas de Montse Betanzos
Montse Betanzos es la tercera generación de “collareiras” y, desde O Grove, mantiene intacta la tradición de elaborar piezas de bisutería a partir de conchas marinas, que recoge en todo el litoral gallego para convertirlas en piezas de artesanía

¿Cuál es la historia de la marca?

En nuestro taller artesanal en O Grove creamos joyas y complementos con conchas marinas desde 1964, y yo, Montse, soy la tercera generación que continúa con esta tradición. El nuestro es un oficio tradicional que se da en nuestra villa y que se llama “collareira”, porque las mujeres se dedicaron a lo largo de más de un siglo de engarzar las conchas en hilo para formar los collares, después de haber recolectado las conchas.

¿Cuál es la filosofía de la marca detrás de cada pieza? 

Tratamos de combinar las caracolas de forma que adquiera una armonía en el color y el tamaño. Y  lo más importante, intentamos lograr un equilibrio entre una pieza artesana que tenga calidad y al mismo tiempo que no pierda la identidad de quien la crea, que nuestra casa sea identificable cuando se ven nuestras piezas.

 Tu marca se caracteriza por la artesanía. ¿Qué valor le aporta esto a cada pieza? 

El valor que tiene una pieza por el trabajo hecho a mano y con delicadeza, es lo que hace única cada pieza porque la hace más auténtica.

Vuestro principal material son las conchas marinas. ¿Cómo de versátiles son para crear?  

Son muy versátiles, porque permiten hacer miles de combinaciones por su diferentes texturas, formas y sobre todo por la diversidad de colores propios que tienen. Además también podemos teñirlas para lograr colores que nada tienen que ver con la naturaleza pero que sí son importantes para ir acorde con algunas tendencias del momento.

Al hablar de tendencias solemos centrarnos sobre todo en la ropa. ¿Cómo funcionan las tendencias en joyas? 

No te sabría decir como funcionan en la joyas. Nosotras hacemos nuestras líneas para cada tipo de mujer y tanto hacemos piezas maxi, cargadas de color, como hacemos piezas muchos más sencillas, con tonos muy suaves, monocolores. 

¿Contáis con un cliente ya definido? ¿Cuál es el estilo de la gente que compra vuestras joyas? 

Nuestro cliente mayoritario es el público femenino y con edades comprendidas entre 25 y 65 años.  

¿De dónde surge la temática para cada colección? 

La inspiración para las colecciones puede surgir de cualquier cosa. Todo vale como punto de partida: un viaje, un plato de comida, una escena de una película, una foto de época, una playa... Simplemente surge por algo en un momento preciso. Lo que sí siempre hacemos es poner a nuestras colecciones nombres de playas, islas gallegas, ya que la mayoría de nuestras conchas y caracoles marinos las recolectamos nosotras mismas en nuestro litoral. Por ejemplo: Lanzada, A Toxa, Frouxeira, Sálvora, etc. Si dais un vistazo a nuestra página web lo comprobareis.

¿Cómo es el proceso de trasladar una idea creativa a una joya? 

Pues nosotras apenas bocetamos. Cuando la idea surge en nuestro cerebro nos ponemos a trabajar y engarzar de forma inmediata las conchas antes de que se nos olvide. Y sobre ese primer proyecto se van haciendo las correcciones oportunos hasta quedarnos con la pieza final.

¿Por dónde crees que pasa el futuro de la joyería dentro del mundo de la moda? 

Imagino que seguirá creciendo porque las piezas de joyería y bisutería son muy importantes porque identifican el estilo de cada persona, actualizan las prendas. De hecho a lo largo de la historia siempre se han utilizado, piezas hechas con piedras, metal, conchas, huesos...

¿Qué papel ha de jugar la artesanía dentro de este futuro?  

Un papel fundamental, porque el concepto de lo artesano es el de lujo, único, excepcional, hecho a mano. Y en un mercado tan global, industrializado y con un consumo tan desmedido, cada vez son más los que buscan esa pieza que es única, hecha a mano, con materias primas naturales y que no están hechas en serie por una máquina.