La Revista

Lazos sociales invisibles en una experiencia jugable irrepetible

La Revista

GEEK ZONE

Lazos sociales invisibles en una experiencia jugable irrepetible

"Death Stranding" es un concepto de juego creado por Hideo Kojma que sorprende por su trama, crítica social , particular jugabilidad y un excepcional apartado gráfico

Hideo Kojima nunca deja indiferente. Su larga carrera en Konami, de casi 30 años, dejó detrás de sí joyas como Metal Gear, Snatcher, Policenauts o Zone of the Enders, realizando labores de productor o director.

Tras su abrupta salida de la productora de la ola, Sony le abrió las puertas al grupo de desarrollo de exclusividades para Playstation. De ahí nace “Death Stranding”, un juego único, indiscriptible por su propuesta única y que no deja indiferente. Como otros trabajos de Kojima Productions, es de esas experiencias de juego que desde un punto de partida básico desenvuelven una historia muy profunda.

El juego en sí trata de convertirse en un transportista y entregar objetos de un punto a otro de un enorme mapa. A partir de ahí, las cosas se complican: personajes y tramas secundarias, zonas de sigilo, otras de inevitable combate y una historia que va contando al jugador qué le ha pasado a un mundo desierto, amenazado por un enemigo invisible y la importancia de poner en comunicación a las poblaciones que aún sobreviven.

El juego está pensado para jugar en online, ya que el paso de otros jugadores por el mapa y sus acciones influyen en la experiencia del usuario. El amor por las películas y la música de Hideo Kojima está muy presente en las tramas, y las sopresas están a la orden del día a medida que se va avanzando en la aventura, con personajes creados a partir de la captura digital de actores como Norman Reedus, Mads Mikkelsen, Lindsay Wagner, Léa Seydoux o el director Guillermo del Toro.

“Death Stranding” es un juego adulto, con crítica social, que se ama o se odia, y que supone una experiencia casi irrepetible.