La Región

EN PORTADA

Los siete magníficos del Ribeiro

Siete bodegas del Ribeiro consiguen medalla de oro en Bruselas con vinos que acumulan premios en prácticamente todos los grandes concursos internacionales

Los siete magníficos del Ribeiro (XESÚS FARIÑAS).
Los siete magníficos del Ribeiro (XESÚS FARIÑAS).
Los siete magníficos del Ribeiro

Un año para la historia. Así se podría definir este 2019 que ni siquiera ha cruzado el ecuador de su calendario, por el rotundo éxito que hasta la fecha han cosechado los vinos ourensanos en la temporada de los grandes concursos internacionales. La última gesta tuvo lugar en la ciudad suiza de Aigle, el lugar en el que se celebró la vigésimo sexta edición del Concurso Mundial de Bruselas. Pese al vínculo del nombre de este certamen a la ciudad en la que fue fundado en 1994, a lo largo de la última década ha ido recorriendo el mundo. En la edición anterior de 2018, celebrada en Pekín, los resultados de los vinos ourensanos habían sido espectaculares, con un total de diez medallas, un gran oro, dos de oro y siete de plata. El palmarés ourensano había conseguido superar a Argentina, Nueva Zelanda y Hungría juntas, con los premios obtenidos por Ribeiro y Monterrei. En la competición de este año, que se desarrolló en la primera semana de mayo, el Ribeiro volvió con 11 medallas de las trece que consiguió Ourense, siendo las otras dos para sendos vinos de Valdeorras.

La mitad de las medallas gallegas se ganaron en las bodegas ourensanas y, por primera vez en la historia de este certamen, el Ribeiro consiguió más del doble de medallas de oro que Rías Baixas, la denominación de origen que tradicionalmente está en la cabeza de los concursos internacionales y también a la cabeza en número de bodegas, duplicando a las del Ribeiro y en kilos de uva que en la última cosecha, la de 2018 fue cuatro veces mayor que la del Ribeiro: menos de nueve millones de kilos en la denominación ourensana frente a los más de 38 millones en Rías Baixas. Así, mientras Rías Baixas consiguió 3 medallas de oro, el Ribeiro obtuvo 7, para siete vinos, de siete bodegas que llevan sumando medallas ininterrumpidamente desde el comienzo de la temporada.

Los “Siete Magníficos” del último concurso mundial de Bruselas fueron Colección 68, Ama Vida, Priorato de Razamonde, Señorío da Vila, Casal de Armán, Ramón do Casar Nobre y Finca Viñoa. Los tres primeros, de la cosecha de 2018, los cuatro siguientes, de la de 2017. A ellos hay que añadir seis medallas de plata más: Modus Vivendi, Pazo Tizón, Alter, Pazo do Mar, del Ribeiro y Joaquín Rebolledo y Viñaredo, de Valdeorras, todas ellas correspondientes a la cosecha de 2018.

El concurso fue especialmente positivo para dos bodegas del Ribeiro. La primera de ellas, Viña Costeira, que obtuvo medalla de oro para Colección 68, un vino elaborado mayoritariamente con Treixadura (85%) y redondeado con un 10 por ciento de Albariño y un 5 de Godello. Colección es un clásico que rinde tributo a los fundadores de la bodega, los cooperativistas que iniciaron la andadura de Viña Costeira en 1968 y que, con esta cosecha de 2018 cumplieron sus bodas de oro. Oro para las bodas de oro y una plata para Modus Vivendi, un vino joven que consiguió su primera medalla un día antes de la inauguración de la bodega de la que procede: Pazo de Toubes, el proyecto de enoturismo, ocho hectáreas y media de viñedo y una bodega en la que elaboran vinos de finca que Viña Costeira puso en marcha en Riobó (Cenlle), a partir de la restauración de un pazo del siglo XVIII.

La segunda, Priorato de Razamonde, que consiguió igualmente medalla de oro para el vino que lleva el nombre de la bodega, un monovarietal de Treixadura, y plata para Alter, el vino joven que ensambla Treixadura y otras variedades autóctonas del Ribeiro.!cid_721E3EF9-D74F-4AE2-A3F4-7DDE43F1A382_resultado

Priorato tiene su localización en Razamonde, parroquia de Cenlle, en la finca que fue propiedad en su día del arquitecto y pionero de los vinos espumosos en Galicia, Daniel Vázquez Gulías.

El concurso mundial de Bruselas, celebrado en Suiza, reunió más de nueve mil vinos que fueron sometidos al juicio de un comité de cata formado por 363 catadores procedentes de 43 países, lo que garantiza una gran amplitud en el panel de gustos de diferentes rincones del mundo, de todos los continentes. Este es un aspecto importante porque sirve para ratificar que los vinos ourensanos, y concretamente los del Ribeiro que fueron los mejor valorados de entre los gallegos, gozan cada vez de mayor predicamento global.

Los vinos premiados también registran esa amplitud entre los diferentes suelos y territorios del Ribeiro. Así, Modus Vivendi, Alter y Priorato de Razamonde, son vinos elaborados con uvas de viñedos de Cenlle; Ramón do Casar Nobre, monovarietal de Treixadura, de Castrelo de Miño; Casal de Armán y Señorío da Vila, el primero de la bodega Casal de Armán y el segundo de Bodegas Docampo, de Ribadavia;  Pazo do Mar, de Toén; Pazo Tizón, la bodega más septentrional del Ribeiro, de Boborás y Finca Viñoa, de O Carballiño. Colección 68 procede de las fincas San Cibrao y Carqueixal, que Viña Costeira tiene en Ribadavia y Gomariz (Leiro) y, por último Ama Vida, está elaborado mayoritariamente con uvas de Arnoia.

La racha de premios comenzó el pasado mes de febrero con Vinespaña, certamen en el que el Ribeiro había obtenido dos medallas de oro: Alter y Ramón do Casar Treixadura, y siete de plata: Priorato de Razamonde, Ramón do Casar blanco y Ramón do Casar Nobre, Mónica Albor, Catro Ferrados, Deseu y Son do Arrieiro. En los Bacchus, Ribeiro consiguió tres medallas de oro para,  Amavida, Ramón do Casar Treixadura y Tamborá. Las medallas de plata en esta competición organizada por la Unión Española de Catadores fueron para Alter y Priorato de Razamonde, Ramón do Casar Nobre y Pazo do Mar Expresión. Le siguió el CINVE, concurso internacional de vinos y espirituosos, que en la edición de este año se celebró en Cáceres y le añadió a Priorato de Razamonde un Gran Oro y una medalla de oro, para sus vinos de 2018 Priorato de Razamonde y Alter, ambos blancos. En esta cita cacereña, la bodega Son de Arrieiro, de la colleiteira Julia Bande obtuvo dos medallas de plata a las cosechas de 2015 y 2017 de su vino Casal de Raíña.

Ya en el mes de mayo, antes del Concurso Mundial de Bruselas se dieron a conocer los premios del Challenge International du Vin, que se celebra en Burdeos, otra de las citas clásicas de primavera, en la que Ama Vida, de bodegas Alanís, obtenía una medalla de plata. El gran triunfador de este concurso fue el grupo Bodegas Gallegas, al que pertenece Alanís, y que añadió otra medalla de plata por su Porta da Ría, Albariño de su bodega en!cid_BA9DE959-CE5F-468C-927E-0827F9D2EBE5_resultado el Salnés, Rectoral do Umia, y una medalla de oro por su Mencía Rectoral de Amandi, el vino más vendido de la DO Ribeira Sacra. 

Por último, hasta la fecha, el International Wine Challenge (IWC) de Londres catalogó Finca Viñoa 2017 como el mejor vino blanco de España, con 96 puntos sobre cien, trofeo especial y además una medalla de oro. En este certamen, la gran triunfadora fue Viña Costeira, que obtuvo medalla de plata por sus vinos Modus Vivendi 2017 y Viña Costeira 2018, medallas de bronce por Colección 68 Treixadura Barrica 2016, Viña Costeira 2017 y Modus Vivendi 2018 y diploma y mención de honor para Colección 68 2017, Colección 68 2018 y Tamborá 2018. La competición británica, considerada una de las más exigentes y prestigiosas, sumó otra medalla de bronce para el Ribeiro Deseu, del grupo Adegas Terrae, que además ganó un diploma por su Albariño del Condado “Carallán”.

Aunque el Ribeiro destacó sobre el resto de las DO por el número de premios, Valdeorras, consiguió una evaluación muy satisfactoria en estas rondas internacionales, comenzando por los Bacchus, en los que ganó un oro (Bioca Godello) y cinco platas: A Coroa 200 cestos de Adega A Coroa; Guitián Joven, de Adega A Tapada; Fardelas y Viñaredo, de Adega Santa Marta, y Luar de Sil, Godello sobre lías, de Pago de los Capellanes. A Coroa volvió con una plata de Burdeos y en Bruselas obtuvieron medalla de plata: Joaquín Rebolledo 2018 y Viñaredo 2018 de Bodega Santa Marta. Por último, en el IWC de Londres, A Coroa ganó medalla de oro por su Godello “200 cestos” y bronce por “A Coroa 2018”; Pagos de Galir regresó con una medalla de plata para su Mencía de 2017 y un diploma para su Godello de 2018 y el grupo Bodegas Palacio 1894, con una medalla de bronce por su Godello “El Aeronauta” de 2017.

Monterrei, también puso su granito de arena a la hora de convertir la provincia de Ourense en la más premiada en los concursos de este año, con una medalla de bronce en el IWC para el Godello “Caixas”, de Martín Códax. Con anterioridad, Quinta das Tapias Treixadura había obtenido una medalla de oro y Vega de Lucía Godello, una de plata, a las que hay que sumar la medalla de plata en los Bacchus por Alma de Blanco de Pazo das Tapias.