La Revista

Lucerna, la “esencia” de Suiza

La Revista

El Destino

Lucerna, la “esencia” de Suiza

Un grupo de turistas disfruta de las vistas de los Alpes en lo alto del monte Pilatus.
photo_camera Un grupo de turistas disfruta de las vistas de los Alpes en lo alto del monte Pilatus.
Lucerna se define a sí misma como la ciudad que reúne todas las características de Suiza. Situada en el centro del país, concentra todos los aspectos que caracterizan a la Confederación Helvética: lagos, montañas y una vida cultural de excelencia.

La región del Lago de los Cuatro Cantones, donde se sitúa Lucerna, es uno de los lugares que más ilustran el concepto estereotipado sobre Suiza, dado que municipios como Vitznau o Weggis, reúnen todos los elementos de una postal: el lago, la montaña, las casitas de madera y las flores en cada balcón.

Las montañas tienen un lugar central, por eso el primer tren cremallera de Europa sube hasta el Monte Rigi, y el ferrocarril cremallera más rápido del mundo asciende al Monte Pilatus. La región acoge también el primer teleférico de cabina rotante del mundo, el Rotair, a 3.000 metros de altitud, que asciende hasta el Monte Titlis. Además, en la región también se encuentra el Cabrio, el primer teleférico de dos plantas del mundo, la superior al aire libre, que conduce al Monte Stanserhorn.

Pero el lago en si mismo también es lugar de atracción turística, y los helvéticos han sabido aprovecharlo, por eso cuentan con la mayor oferta de navegación interior de Europa.

Hay otro aspecto singular de Lucerna y es la multiplicidad de opciones que ofrece la ciudad. Hay mucha gente que se levanta temprano para ir a la montaña, por la tarde hace compras o visita un museo y por la noche va a un concierto.  A la hora de las compras, destaca que, a pesar de lo que se podría pensar, no es en la rue de Rhone de Ginebra o en la Bahnhofstrasse de Zúrich donde se adquiere la alta relojería suiza, sino en Lucerna. 

Es en la Schwanenplatz donde todas las marcas estén representadas. Y una de las ventajas de esta plaza es el hecho de que esté situada justo al final del Puente de la Capilla.

El Puente de la Capilla y la Torre del Agua, ambos construidos en el año 1300, son dos de los emblemas de la ciudad. El Puente de la Capilla es el puente de madera más viejo de Europa y contaba hasta hace dos décadas con unos magníficos frescos triangulares que adornaban el techo y que datan del siglo XVII. Una gran parte del puente, incluyendo las pinturas, fueron casi totalmente destruidos en un incendio el 18 de agosto de 1993. Ante esta catástrofe, las autoridades decidieron no solo reconstruir el puente, sino copiar y reemplazar las pinturas originales por unas copias, y poner las primeras a resguardo.

La Torre del Agua, de forma octogonal, como el puente, formaba parte de las fortificaciones de la ciudad y ha servido como archivo y como prisión.

El segundo puente de madera de la ciudad, el Puente del Molino, construido en 1408, también tiene su propia serie de pinturas murales: 65 paneles que ilustran la famosa Danza de la Muerte.

El Centro de Cultura y Congresos de Lucerna, el KKL, fue construido por el afamado arquitecto francés Jean Nouvel e inaugurado en 1998. En el se realizan conciertos de música clásica, Festival de Blues; el Festival de Jazz; el Festival de Piano; y el Festival de bandas de viento, entre muchos otros. Todos estos festivales contribuyen a que el turismo sea una de las actividades más importantes de la ciudad y del cantón.

Además, los habitantes de la ciudad tienen su propia fiesta que, como en muchos otros lugares de la Confederación Helvética y del mundo, es el momento del año en que todo, o casi todo, está permitido: Carnaval.

Sorprendentemente, Lucerna también es sede del museo más visitado de Suiza: el Museo Suizo del Transporte, que cuenta con una gran colección de locomotoras, automóviles, barcos y aviones.

Lucerna es mundialmente conocida por el Festival de música clásica que tiene lugar cada agosto desde hace 76 años. Su gran reputación, apuntalada cada año con una cartelera de excepción, hace que el nombre de ciudad aparezca cada periodo estival boreal en los periódicos y medios de comunicación del mundo entero.