La Revista

Mariluz Barreiros: legado de un genio ourensano

La Revista

portada

Mariluz Barreiros: legado de un genio ourensano

Mariluz Barreiros.
photo_cameraMariluz Barreiros.
En octubre se cumplen cien años del nacimiento de Eduardo Barreiros, un ourensano que revolucionó la España del siglo XX

Preside la Fundación Barreiros y desde ella, preserva la memoria de la gesta industrial que desarrolló su padre y que lo llevó desde Ourense a fundar la primera factoría automovilística de Madrid. Mariluz Barreiros (Ourense, 1952) habla de sus recuerdos y de las actividades con las que se está celebrando el centenario del nacimiento de Eduardo Barreiros. 

1. ¿Cómo son los recuerdos de su infancia con su padre?

Tengo los mejores recuerdos que una hija pueda tener tanto de mi padre como de mi madre. Tuve una educación estricta, con disciplina, que pasados los años agradezco mucho, pero rodeada de cariño y buen ejemplo.

Creo que haberme sentido tan querida me ha ayudado a tener en la vida seguridad en mi misma.

Mi Padre estará siempre en mi memoria; lo recuerdo y lo recordaré siempre como el hombre sencillo que era, con una humanidad desbordante porque tenía un gran corazón, siempre generoso en los afectos y en lo material, espléndido a más no poder.

Quedaron grabados en mí los valores que nos inculcó: fe, tesón, perseverancia, valentía, capacidad para innovar, para asumir riesgos, espíritu audaz y creativo.

2. ¿Qué aspectos cree que fueron más relevantes en su trabajo?portada2_result

Eduardo Barreiros, junto con sus hermanos y un excelente equipo de colaboradores, lograron crear y llevar a cabo el que fue el proyecto privado industrial más importante en nuestro país a lo largo de los años 50 y 60, que contribuyó decisivamente a la motorización de España. Se pasó prácticamente de la mula al tractor, a la creación de una clase media. Dieron trabajo en la fábrica a más de 20.000 personas, a más de 100.000 de forma indirecta y a 3.000 proveedores. Y fue un pionero y un adelantado en muchos aspectos. Fue de los primeros en establecer la venta a plazos de todos los productos de la fábrica.

Barreiros fue también una escuela de formación de ingenieros y técnicos en general y también una escuela de formación de la industria de componentes que existe en España, tan potente hoy.

Resolvió en parte el problema de la escasez de gasolina de los años 40, sustituyéndola por el gasoil, con su transformación de motores a diésel. Consiguió abaratar los medios de transporte en un 40%, con respecto a los equivalentes de Pegaso. Contribuyó a que Madrid fuera una ciudad industrial y no sólo el centro administrativo.

3. ¿Habría sido mejor tratado, de haber vivido en otro país?

Probablemente sí. Por ejemplo, en Estados Unidos se apoya sin fisuras a las personas que emprenden, a las que toman iniciativas, y admiran el empresario; hay “culto” al empresario. En España, tristemente, en muchos casos no se da valor a la figura del empresario y es una pena, porque son generalmente los que crean trabajo y riqueza para nuestro país.

4. Hace 27 años de su fallecimiento. ¿Sigue viva su memoria?

Nos emocionan los testimonios que recibimos en la Fundación de agradecimiento de personas que trabajaron en la fábrica o que tuvieron relación con él y a los que mucho ayudó, a pesar de los años que han pasado; es muy gratificante que siga viva su memoria.

5. ¿Echó en falta poder disponer de más tiempo con su padre? Era un hombre que dedicaba muchas horas al trabajo. 

Nunca sentí su ausencia; lo que sí sentí, y fue muy doloroso, es que nos dejara tan pronto, con tan sólo 72 años, en la plenitud de su vida y trabajando.

6. ¿Cómo nace la fundación Barreiros?

La Fundación Eduardo Barreiros lleva ya un recorrido de más de 21 años y el balance es muy positivo. Han sido y son años de intensa actividad y seguimos trabajando con tanta ilusión o más que el primer día. Somos una fundación pequeña, pero con una motivación inmensa: el homenaje a la figura de mi padre, Eduardo Barreiros; su historia, la historia de Barreiros Diésel, fue el origen del sector de la automoción, tan importante para la economía española. En la Fundación atesoramos y cuidamos todo ese precioso legado y promovemos actividades en el ámbito de la automoción, en sentido amplio: desde la investigación y la cultura al fomento del espíritu emprendedor; actividades que en este tiempo se han convertido ya afortunadamente en citas de referencia.

7. ¿Destacaría alguna? 

Las Conferencias Internacionales que organizamos cada dos años con la colaboración de MAPFRE desde 2000. Es una de las actividades más relevantes debido a su difusión y repercusión, y al nivel de los participantes. Por citar algunos, hemos tenido el privilegio de contar con Mijaíl Gorbachov, Tony Blair, Rudolf Giuliani, Giovanni Agnelli, Norman Foster, Rafael Moneo, Zaha Hadid, Anish Kapoor, Mario Vargas Llosa...

8. ¿Han comenzado la celebración del centenario?

Hay un programa completo que comenzó con el Jarama Classic, en el circuito del Jarama-RACE los días 15 y 16 de junio. Nos emociona el cariño y el entusiasmo que están volcando los clubs y asociaciones de toda España: Club Barreirista de Ourense; Club Dodge de España; AVICAE - Amigos del Camión Español; Asociación Arandina de Amigos de los Clásicos; Club Memoria Agrícola La Mancha; Fundación do Campo Galego…etc.

8. ¿Habrá actos en Galicia?

Va a haber muchos actos en Galicia. Estaremos en la exposición en Ourense, en el Centro Cultural Marcos Valcárcel, “Recreando personaxes”, durante el Festival de cine de Ourense; se inaugurará en octubre una sala dedicada a Barreiros en el Museo del Campo y la Mecanización en Silleda con 16 tractores Barreiros; se presentará el libro escrito por el ingeniero e historiador del automóvil, Manuel Lage, “Barreiros, hombre, motor y empresa”; el Centro Galego de Innovación de la Formación Profesional llevará el nombre de Eduardo Barreiros tras la firma de un convenio entre la Xunta y  la Diputación de Ourense; del 4 al 6 de octubre, el Club Barreirista de Galicia conmemorará el Centenario en con un programa de actividades que incluye la visita al lugar dónde nació mi padre, Gundiás. En palabras de Alfonso Vázquez, presidente del Club Barreirista de Galicia, “es un homenaje al orensano más grande de todos los tiempos, por su aportación a la industria del motor, a la industria española y a la ciudad donde nació. Queremos que las generaciones posteriores conozcan y sepan hablar de Barreiros”.

10. ¿Mantuvo su unión a Ourense?

Mi padre vino a Madrid en 1952  para empezar en una pequeña nave en Villaverde y la denominó Galicia Industrial. Siempre llevó a Ourense en su corazón, y siempre sintió morriña de su querida tierra.