La Revista

El mejor tinto de Galicia en 2019 es de Valdeorras

La Revista

denominaciones

El mejor tinto de Galicia en 2019 es de Valdeorras

Río Sil a su paso por Valdeorras.
photo_cameraRío Sil a su paso por Valdeorras.
Menciño es, hoy por hoy, gracias a ese premio, la niña mimada de la Cooperativa Jesús Nazareno de O Barco de Valdeorras y un espaldarazo a un trabajo realizado con rigor por el equipo técnico y el personal de la bodega

No es ni su primer premio, ni la primera vez que resulta galardonado en la cata oficial de los vinos de Galicia. Pero sí, que consigue la máxima distinción: el Acio de Oro al mejor vino tinto de Galicia. Menciño es, hoy por hoy, gracias a ese premio, la niña mimada de la Cooperativa Jesús Nazareno de O Barco de Valdeorras y un espaldarazo a un trabajo realizado con rigor por el equipo técnico y el personal de la bodega y los 310 socios que forman esta empresa de economía social, decana de la viticultura gallega, pues fue fundada en 1957, una década antes que sus competidoras y colegas más veteranas. En estos sesenta y dos años la cooperativa de O Barco ha sido testigo de la tran gransformación que ha vivido la DO Valdeorras, de un trabajo basado en la mayor producción en época de gran consumo de vino, a la transformación del viñedo hacia variedades autóctonas y a primar la calidad frente a la cantidad. Su adaptación al nuevo modelo ha sido un éxito, como se desprende del ejemplo que se desprende de este monovarietal de Mencía. Menciño es un vino joven, sin crianza, que es capaz de seducir por la frescura y carga frutal que manifiesta. Un vino que en boca expresa todas las cualidades de la Mencía de Valdeorras, una variedad a la que le sienta muy bien ese clima complicado, a caballo entre continental y a veces mediterráneo con una lejana influencia atlántica, que lleva varias cosechas menguadas, si no es por la sequía, por el granizo o el mildiú. Al margen de esta menor producción, Valdeorras se sitúa entre las regiones vinícolas que más interés está suscitando en grandes grupos bodegueros. Y en ese contexto, Jesús Nazareno, con sus 250 hectáreas que suman los 310 socios viticultores ha conseguido asentar un catálogo de vinos de calida que cuentan con una presencia cada vez mayor en el mercado nacional y que comienza ya a trabajar en el área de la exportación.

Menciño, con 250.000 botellas de la cosecha de 2018 en el mercado se ha convertido en el vino estrella de Valdeorras y de los tintos de Galicia en la cata de este año. Con más de dos décadas en el mercado y un precio muy ajustado era ya uno de los tintos gallegos de referencia.