La Revista

NAC: detalles que distinguen

La Revista

NAC: detalles que distinguen

Algunos de las joyas diseñadas por NAC.
photo_cameraAlgunos de las joyas diseñadas por NAC.

Todo empezó hace nueve años, cuando Paula Mosquera diseñó unas pulseras para los invitados de la comunión de su hija. El éxito del detalle la llevó a plantearse la creación de una marca. Así nació ‘NAC’, una firma de complementos donde los detalles marcan la diferencia

¿Cuál es la historia de NAC? 

Nació hace unos 9 años, sin pensar en ningún momento en que iba a acabar creando una empresa dedicada a ello. Para la Primera Comunión de mi hija diseñé unas sencillas pulseras y gargantillas para regalar a todos los invitados. Gustaron tanto que la gente empezó a pedirme que diseñase cosas similares. A raíz de esto empecé a diseñar todos los días algo nuevo: pulseras, gargantillas, collares, sombreros, cestos, pendientes... y a publicarlo en redes sociales. Vi que gustaba mucho y decidí arriesgarme, tomármelo en serio y darle forma de empresa. El nombre “NAC” surgió de las iniciales de mis hijos: Nicolás, Álvaro y Clara. Me di a conocer a través de Markets, redes sociales y el boca a boca. El punto álgido fue hace dos años cuando se puso en contacto conmigo la Organización de FIMI (Feria Internacional de Moda Infantil) para invitarme a Madrid. Fue tal el éxito que la propia Organización me felicitó al finalizar la Feria. A prácticamente todas las firmas participantes les encantaron mis diseños y a partir de ahí diseño colecciones exclusivas  de complementos, a juego  para muchas de ellas. En el próximo mes de Julio estaré en FIMI por cuarta vez.

Las tendencias en joyería, ¿varían tan rápido como en la ropa?

Van a la par, se complementan. Cuando echo la vista atrás y veo diseños míos de otros años me sorprendo de cómo cambian los gustos cada temporada y cómo, sin ser consciente de ello, me he adaptado a cada momento. Sinceramente, me parece increíble que alguna pieza mía se llevase porque hoy no encajaría con las tendencias actuales. Pero la moda es así,  muy cíclica y repetitiva, como la economía, a la que está íntimamente ligada. Es un consumo muy impulsivo y prescindible en épocas de crisis. Por eso, todos tenemos el llamado “fondo de armario”. Cada temporada predominan/destacan/se llevan nuevos colores que conllevan nuevos diseños de complementos. Por ejemplo, en toda mi colección de esta primavera destacan las conchas y los colores empolvados, que aportan mucha frescura. Las tendencias en bisutería las marcan los clientes particulares y las firmas, cada uno con su propio estilo y todo ello se refleja, como no, a través de las redes.

En nuestros looks diarios o especiales, ¿damos a las joyas la importancia que se merecen?

La bisutería tiene la importancia que le queramos dar. Puedes estar ideal con un vaquero y una camiseta blanca y resaltar tu look con un collar llamativo/colorido o puedes llevar un gran vestido y lucir sólo un buen anillo, que al final es el que se va a llevar el protagonismo. Saber elegir el complemento perfecto es muy importante, tanto o más que acertar con el vestuario.

¿Tienes un cliente definido? 

No. Me adapto a todos y a todo, siempre  y cuando el diseño sea mío. Soy incapaz, y nunca lo haré, de diseñar algo dirigido por un cliente y que no lleve mi sello personal,  mi gusto. Como dije antes, es básico y fundamental que las firmas participen en los diseños de los complementos de sus colecciones y por ello siempre les presento varias opciones. Pero nunca me prestaré a que me den el diseño hecho porque supondría anularme y perder la esencia de la marca lograda hasta ahora, basada en mis diseños. NAC tiene un estilo muy definido y por eso mis clientes siguen fielmente mi marca. La mujer NAC es una mujer actual, joven y con ganas de brillar con luz propia. Año tras año he conseguido afianzar mi clientela y eso es gracias a mi entusiasmo y ganas de llegar cada día más lejos con mi marca.

¿Cómo es el proceso de trasladar una idea creativa a una joya?

Todo empieza en mi cabeza y luego son muchas horas de pruebas y montajes hasta llegar al diseño final de la pieza. Muchas veces es sencillo porque enseguida me imagino y visualizo mentalmente la pieza. Otras muchas veces tardo horas hasta llegar a lo que finalmente quiero. Personalmente, ésta es la parte que más disfruto y que más me satisface de todo mi trabajo. Es la parte creativa la que me motiva a seguir día tras día diseñando nuevos complementos.

¿Cómo ha sido el proceso de crear una marca propia con una identidad marcada?

Lento pero con el entusiasmo que pongo en cada complemento que diseño es muy gratificante llegar al final y ver la pieza montada. Como todo comienzo en cualquier empresa, he tenido momentos muy duros llegándome incluso a plantear la empresa, pero, al final, sobre todo por el apoyo de mis clientes, con ilusión, constancia y sacrificio se llega a donde uno quiere.

¿Es fácil hacerse un hueco hoy en día en la industria?

Yo creo que es igual de fácil o difícil que ha sido toda la vida y que seguirá siendo. La competencia existe, gracias a Dios porque es buena y necesaria, en todos los sectores y te obliga a renovarte  y adaptarte continuamente para diferenciarte e intentar ser mejor. Es fundamental la seriedad, el trato personal, facilitarle y ayudar en  todo lo posible a tus clientes, así como captar a la primera lo que quieren y, sobre todo, que lo que diseñas y piensas para sus colecciones les guste. Increíblemente, al final lo último en lo que piensan tanto ellos como yo es en el precio. Mi mayor satisfacción es cuando me llaman las firmas  y me dicen que están encantadas de cómo se venden mis complementos y lo que gustan. Al final, eso es lo que me da las  ganas de seguir y de diseñar algo nuevo cada noche los 365 días del año.