La Región

TELE EN HD

Negan, la conclusión de The Walking Dead

La sexta temporada de la serie finaliza presentando al villano más esperado

Negan, la conclusión de The Walking Dead

¡¡¡ALERTA SPOILER!!!

Hace algunos días especulábamos con el final de la temporada de The Walking Dead. Hoy ya sabemos el resultado de la misteriosa clausura. 

Lo que parecía un ego desmesurado, realmente lo era. La libertad que Rick y su grupo creían haberse ganado con sangre, sudor y muchas consecuencias psicológicas, no era más que un punto y a parte. Los espectadores tomábamos aire un poco aburridos ya de la supremacía de los protagonistas de la serie. Después de varias sesiones de terapia de electro shock a lo largo de las seis temporadas que seguimos de este caramelo posapocalíptico que es TWD  -con muertes tan chocantes como la de Beth, Hershel o Lori- llegábamos a una absoluta paz que nos aburría un poco. 

Sin embargo hoy ya conocemos la verdad, y es que lo que estaban haciendo los guionistas era allanar el camino hacia el verdadero villano que todos estábamos esperando. Justo para dar un sabroso final, llega Negan. Con su altura hasta las nubes, una sonrisa profident macabramente encantadora, su chupa de cuero más ceñida de lo que debería estar permitido y una mala leche que hace que se nos pongan los pelitos como escarpias. El gobernador a su lado, fue solo un excéntrico con pequeños traumas y un parche en el ojo. 

En el esperado episodio que ayer nos encogía el alma, fuimos partícipes del desesperado viaje para salvar la vida de Maggie y la esperanza que viaja con ella. Siendo acosados una y mil veces, llegaron "a donde querían llegar" justo como vaticinó Negan. Ahora nos parece que el devenir de  episodios sensibleros, con muertes de actores secundarios -como la doctora Denise, que para que negarlo no paraba de vomitar arcoiris en pleno apocalipsis- no fue más que una introducción a lo que estaba por venir. Ni Rick ni el resto -puede que Carol sí, de ahí su planificada fuga- tenían la remota sospecha de lo que se les venía encima, pero está claro que el malísimo Negan no les deja muchas opciones. 

Lo mejor del capítulo, sin duda, la elección de la muerte de uno de los nuestros a ritmo de pito, pito, gorgorito. Así es como se consigue la tensión y no cuando un no muerto se acerca más de lo previsto. 

Lo peor, que los maliciosos guionistas  recurriesen a dejarnos sin ver a quién le tocó conocer personalmente a "Lucille" -el bate de baseball cubierto de alambre de espino de Negan-. Ante la inminencia de una dramatica muerte como apertura de la séptima temporada en octubre, no nos queda más remedio que especular, especular y especular sobre quién ya no estará en el elenco. Desde aquí, los espectadores os maldicen, no hacía falta volver a lanzar el anzuelo, ya nos teníais bien pescados.