La Región

DENOMINACIONES

Oro y dos platas para Ourense en Burdeos

El mismo vino había obtenido medalla de plata en la edición anterior de este concurso que es el más veterano de los que se celebran en Francia

Challenge International du Vin de Burdeos.
Challenge International du Vin de Burdeos.
Oro y dos platas para Ourense en Burdeos

Rectoral de Amandi ha vuelto del Challenge International du Vin de Burdeos con una medalla de oro, con su cosecha de 2018 de su Rectoral de Amandi Mencía. El mismo vino había obtenido medalla de plata en la edición anterior de este concurso que es el más veterano de los que se celebran en Francia. En esta 43ª edición, participaron un total de 3.500 vinos que fueron evaluados en catas ciegas durante dos días por un jurado formado por 560 catadores. La edición de 2019 fue dedicada a Grecia, que contó con una participación extra, tanto de vinos concursantes como de miembros del jurado.

Bodegas Gallegas, el grupo ourensano al que pertenece Rectoral de Amandi regresó de Burdeos nada menos que con tres medallas. Además de la de oro, obtuvo una de plata por Ama Vida, de Bodegas Alanís (Ribeiro) y una de bronce por su Albariño Porta da Ría, que elabora la bodega que tienen en Rías Baixas, Rectoral do Umia.

Esta edición del Challenge International du Vin no fue excesivamente generosa con los vinos gallegos, que obtuvieron once medallas en total: 3 oros, 5 platas y 3 bronces. Por denominaciones de origen, Rías Baixas encabeza el palmarés con ocho medallas (dos de oro, tres de plata y tres de bronce) y las tres restantes fueron, 1 oro para Ribeira Sacra (Rectoral de Amandi), plata para Ribeiro (Ama Vida) y plata para Valdeorras (A Coroa).

Rectoral de Amandi Mencía está elaborado con uvas procedentes de las cinco subzonas de la Ribeira Sacra, aportadas por viticultores que colaboran con la bodega desde el principio del proyecto y algunos que se fueron incorporando desde la fundación, en 1990. A ello hay que añadir las uvas de su viñedo propio que ha ido creciendo a lo largo de estas tres décadas hasta acercarse a las 150 hectáreas, repartidas por la subzona de Quiroga Bibei, Amandi y Ribeiras do Sil, en A Peroxa.

Un vino de trago muy agradable, fácil de beber, fresco, en el que domina el gusto afrutado de la Mencía, que es redondeada con una pequeñísima proporción de otras variedades autóctonas tintas. La nueva medalla de oro revalida ese título del vino que representa a la Ribeira Sacra.