La Región

SEMANA SANTA

Semana Santa, entre el ocio y la fe

Más de cien procesiones salen a las calles en toda Galicia, con Ferrol y Viveiro a la cabeza y una ocupación que supera el 90 por ciento, mientras islas Cíes y Ribeira Sacra se convierten en la alternativa de naturaleza 

Numerosas procesiones salen a las calles en toda Galicia, con Ferrol y Viveiro a la cabeza.
Numerosas procesiones salen a las calles en toda Galicia, con Ferrol y Viveiro a la cabeza.
Semana Santa, entre el ocio y la fe

La Semana Santa inicia su último tramo. Las fiestas religiosas siguen movilizando a un número importante de fieles si bien la vertiente turística y de ocio es la que predomina. Galicia cuenta con celebraciones religiosas en prácticamente todas sus ciudades. Pero no son las más grandes como Santiago, Lugo, Ourense o Vigo, que además son cabeceras de sus respectivas sedes episcopales, las que destacan en esta tradición centenaria. Ferrol y Viveiro, declaradas de interés turístico internacional han convertido su tradicional fervor religioso en el gran atractivo con el que convocan cada año a decenas de miles de visitantes.

Lejos queda la imagen de la Semana Santa que se vivía hace medio siglo. Cuando el hombre estaba a punto de poner el pie en la Luna, en España la Semana Santa era un tiempo de silencio, en el que las emisoras de radio y la televisión ofrecían programas de música sacra y películas de ambiente religioso, con una movilidad  que entonces se centraba, fundamentalmente en la época de verano y en estas fiestas tenía todavía un carácter muy incipiente, por no decir casi nulo. Incluso el Jueves Santo era un “medio festivo”, en el que las empresas y comercios cerraban por la tarde, manteniendo su actividad normal a lo largo de la mañana. Será a partir de la década de 1970 cuando empiece a hablarse de vacaciones de Semana Santa, más allá del ámbito estudiantil y docente.


Turismo de interior


Galicia, poco a pVirxe_da_Clemencia_resultoco, se ha ido convirtiendo en uno de los destinos preferidos para estas cortas vacaciones en las que la playa, debido a la inestabilidad que es propia de esta época del año, no centra el foco de los visitantes y la Galicia interior se encuentra cada vez más animada por actividades que se desarrollan como atractivos complementarios para seducir al viajero que coge el coche u otro medio de transporte y se desplaza hasta aquí. En este contexto, las celebraciones religiosas han añadido un nuevo valor a algunos destinos gallegos que llegan a conseguir un índice de ocupación hotelera que supera el 90 por ciento, como es el caso de Ferrol y Viveiro. 

En estas dos localidades, las procesiones constituyen el elemento visual más llamativo de la Semana Santa, alcanzando su momento álgido hoy, día de Viernes Santo. Las previsiones de Meteo Galicia dan por finalizada la oleada de borrascas lo que permitirá que salgan sin problemas a la calle las cinco procesiones que tanto en Ferrol como en Viveiro están previstas para hoy. 

En Ferrol, la primera de ellas es la del Santo Encuentro a las 11.30 de la mañana de la Iglesia de los Dolores. Dos cofradías, la del Santísimo Cristo de la Misericordia y la de María Santísima de los Dolores portan los cuatro pasos que representan al Jesús Nazareno, San Juan Evangelista, la Verónica y la Virgen de los Dolores. Por la tarde serán las procesiones del Crucificado (16:30), el Santo Entierro (19:00), la Soledad (20:30), y a partir de las 23.30, la de Os Caladiños. 

En la Mariña Lucense, Viveiro, la procesión matinal del Santo Encuentro exhibe figuras articuladas, algunas de la imaginería medieval, como la del “Cristo que cae”, talla del siglo XV, que comparte recorrido con los pasos del siglo XVIII de San Juan y la Verónica y La Dolorosa. A partir de las 18.30, saldrá del atrio de la iglesia de Santa María la procesión del Desenclavo, y una hora más tarde, desde la misma iglesia, sale la procesión del Santo Entierro, con cuatro pasos tallados a lo largo del siglo XX. Cierra la jornada, a medianoche la procesión de la Soledad, que al igual que en muchas otras localidades de Galicia, incluyendo Ourense, se la conoce también como la de Os Caladiños. Viveiro ha programado para hoy una procesión especial, a las diez de la noche con motivo del 75 aniversario de la cofradía del Santísimo Cristo de la Piedad, en la que participan prácticamente todas las cofradías y hermandades de la villa, con la salida de ocho pasos haciendo el itinerario nocturno, con piezas de los siglos XVII al XX.Santo_Encuentro_034 Ferrol_result

En Vigo, se celebran cuatro procesiones el mismo día. Dos de ellas, en el centro de la ciudad: la del Santo Entierro, que sale de la Colegiata de Santa María a las 19:30 y una hora más tarde, desde la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en la calle de Rosalía de Castro, la procesión de la Virgen de la Soledad integrada por tres pasos: Jesús del Silencio, la Virgen de la Amargura y el Cristo de la Fe, que es llevado a hombros por miembros de la Policía Local con uniforme de gala. Las otras dos procesiones, también del Santo Entierro y la Virgen de la Soledad se desarrollan en la parroquia de San Miguel de Bouzas. Al otro extremo de la ciudad, en Teis, se celebra el tradicional Via Crucis que sube por el monte de La Guía hasta la capilla que hay en la cima.  

En Cangas se desarrolla la procesión más madrugadora del Viernes Santo en Galicia, la de la Negación de San Pedro, que sale a las siete de la mañana. A las 10.30 es la del Santo Encuentro, acompañada por banda de música y banda de gaitas y por la tarde, la del Santo Entierro y la del Silencio.


Ourense y provincia


Y madrugadora es también la Procesión dos Caladiños de Ourense, que sale a las siete de la mañana del sábado desde la Santísima Trinidad hasta la Catedral y luego regresa. Previamente, el viernes se celebra la procesión del Santo Entierro, a partir de las 21.00 horas, con nueve pasos que representan otras tantas escenas de la pasión de Cristo: La Santa Cena, la Flagelación, Jesús Nazareno, el Cristo del Perdón de Velle, el Santo Cristo, La Piedad, la Cruz desnuda, Cristo Yacente en la urna, y La Dolorosa. 

Fuera de la capital, también hay oficios y procesiones, entre las que destacan las que se llevan a cabo en O Carballiño y en Oímbra. En esta última localidad, destaca la de mediodía, del Santo Encuentro, con una representación del camino de Cristo hacia el Calvario. Los pasos, originarios del siglo XVII, fueron restaurados y recuperaron su movimiento mecánico con el que representan distintas escenas, como las caídas de Cristo con la cruz a cuestas o la Verónica.

Fuera de Galicia, hay dos ciudades cuya Semana Santa tiene una gran tradición. La primera de ellas, Astorga, cuya diócesis se extiende hasta la comarca de Valdeorras, y Braga, la que fue capital tanto de la Gallaecia romana como del primer reino suevo de Galicia.


Naturaleza


Pero además de las fiestas de carácter religioso, la Semana Santa ofrece alternativas a otro tipo de turismo. La naturaleza sigue siendo uno de los grandes atractivos de Galicia para los forasteros y hay dos destinos que destacan sobre el resto. Se trata del Parque Nacional de las Islas Atlánticas y la Ribeira Sacra. Para el primero de ellos, que en esta época del año se puede disfrutar sin la presión a la que está sometido durante el verano, existen viajes tanto a las Islas Cíes como a Ons. Para visitar Cíes se puede embarcar en la estación marítima de Vigo, Cangas y Baiona. Ons cuenta con más puntos de embarque: Bueu, Sanxenxo, Portonovo y Vigo.

La ventaja de la Ribeira Sacra es que no está condicionada a viajes organizados, si bien existen excursiones desde Ourense que incluyen paseo en catamarán, visitas guiadas a varios monasterios y miradores de los cañones del Sil y visita y degustación de vino en una bodega, con opción de contratar también el almuerzo. La opción organizada está prácticamente completa, al igual que todos los catamaranes, desde el viernes al domingo. Las empresas organizadoras de este tipo de servicios y los hosteleros del entorno esperan una afluencia muy importante de público, mayoritariamente formado por turistas procedentes de fuera de Galicia pero también de la Galicia costera que prefieren aprovechar estas pequeñas vacaciones para disfrutar de la naturaleza del interior. 

Ourense, la ciudad más cercana y mejor comunicada con la Ribeira Sacra es la principal beneficiaria de que los cañones del Sil y del Miño, en ese triángulo que forman Os Peares, Castro Caldelas y Monforte se haya convertido en el principal destino turístico de interior de Galicia, una circunstancia que se aprecia en el alto índice de occupación hotelera. Ribeira Sacra, el entorno termal, los parques naturales del Invernadeiro y Xurés, las rutas del vino y la gastronomía  han redondeado el negocio para el sector turístico ourensanto a lo largo de estas vacaciones de Semana Santa.