La Revista

Un viaje desde los trasteros a las ferias de las antigüedades

La Revista

LA REVISTA

Un viaje desde los trasteros a las ferias de las antigüedades

Artículos de coleccionistas en la Feria de Ourense.
photo_cameraArtículos de coleccionistas en la Feria de Ourense.

San Lázaro, en Sarria, abre la larga de temporadas de ferias de las antigüedades que se celebran por toda Galicia

San Lázaro era el hermano de Marta y María a quien Jesucristo resucitó cuando ya estaba en la tumba. Ese regreso a la vida ha convertido a San Lázaro en el patrono de la Feria de los Anticuarios que se celebra cada año, en la primera semana de abril en Sarria (Lugo) y también que la capilla dedicada a la advocación de este santo se encuentra en la calle gremial de los anticuarios.

En esta vigésima edición coincide con el sábado santo y el domingo de Pascua, por lo que se espera una mayor afluencia de curiosos, visitantes y amantes de las antiguedades que se acerquen a los puestos de exposición en la Rúa Porvir, la calle de los anticuarios de esta villa que es cabecera de comarca y etapa en el camino francés a Compostela.

Sarria abre la gran temporada con una cita que convoca a anticuarios de distintos puntos de Galicia y Portugal que refuerzan con sus objetos el catálogo ya extenso de profesionales del sector que están emplazados en la localidad con carácter permanente.

Como calle gremial, la del Porvenir o Porvir es la más importante de Galicia dedicada al sector de las antigüedades.

En Sarria predomina el mueble. La industria del mueble tiene larga tradición en este municipio y poco a poco, se fueron incorporando también tiendas dedicadas a la recuperación y venta de piezas antiguas. Desde que la feria de San Lazaro comenzó su andadura, en 1996, Sarria ha ido evolucionando también hacia oficios complementarios, como el de la restauración que le ha dado un valor añadido y de referencia en toda la eurorregión Galicia y Norte de Portugal.

Muebles y objetos gallegos

Uno de los factores más atractivos de la oferta de los anticuarios de Sarria está en el origen de los muebles y objetos que tienen a la venta. Predominan muebles de factura gallega. Algunos son de los talleres de ebanistería más prestigiosos. Otros, destacan por su carácter rústico.

Antiguas casas de labranza, casas grandes y señoriales, pazos nutren la mayor parte de los negocios dedicados a esta actividad. Pero también el mobiliario de viviendas urbanas. "Muchas proceden de herencias que acaban en rastros, tiendas de segunda mano o casas de antigüedades.. Aparentemente puede parecer un acto de desapego por los bienes del familiar fallecido, padres o abuelos. Pero en muchas ocasiones, los herederos se encuentran con un importante volumen de muebles y objetos que deben desalojar de una casa de alquiler y no tienen espacio en las suyas propias. Ese es el origen de muchas piezas que son de gran valor y que salen al mercado después de permanecer durante generaciones en una misma familia", explica un anticuario.

Entre las piezas más buscadas, además de muebles, se encuentran también los artículos de porcelana y loza de las distintas etapas de Sargadelos.

Después de Sarria, la siguiente cita será en el mes de mayo en A Estrada. Aunque la Feria de las Antigüedades y Artesanía de A Estrada nació más tarde que la de Sarria, ha celebrado ya 46 ediciones, porque en el recinto ferial de esta villa pontevedresa, que a principios del siglo XX tenía más habitantes que Vigo o que la propia capital de provincia gracias a su pujanza agrícola y de la industria del mueble, se desarrollan tres convocatorias anuales: la primera en marzo, la segunda en mayo y la última en el mes de diciembre.
En la feria estradense se dan cita profesionales de toda España, con un amplísimo catálogo de objetos. Desde el mobiliario clásico, restaurado y rústico, artesanía, coleccionismo, textil, arte, pintura, numismática, porcelana, libros, aperos de labranza, música...
Hoy día una feria de estas características no solo resulta de interés para los aficionados y coleccionistas que buscan  piezas concretas. También para los más jóvenes que encuentran en este tipo de convocatorias objetos que fueron de uso cotidiano y hoy han desaparecido de nuestro entorno.

Algunos se han convertido en historia en poco más de un par de décadas, como ha sucedido con las máquinas de escribir, las cámaras de fotos o los radiocasettes. Otros, como las radios de válvulas, las cámaras y proyectores de cine o los televisores en blanco y negro desaparecieron de los hogares hace más tiempo.

En Ourense

Desde 2014, Ourense se ha incorporado al circuito de ciudades con feria de las antigüedades. Cuarenta anticuarios y más de treinta mil piezas, entre las que destacaban los muebles, que siempre constituyen el principal atractivo y los artículos de colección.

El gusto por lo "vintage", es decir, la recuperación de lo que, sin ser histórico ha quedado ya anticuado pero que conserva un cierto carácter que lo ha convertido en artículo de culto ha revalorizado muchos objetos de los años cincuenta, sesenta y setenta que hace apenas una década eran rechazados por inútiles, desfasados o pasados de moda: telas, muebles, juguetes cobran vida de nuevo, a veces tal como eran en su estado original, otras, con un nuevo aire que los reconcilia con la moda actual.

Las ferias de las antigüedades no solo atraen a coleccionistas y amantes de los muebles y piezas antiguas, vintage y con historia. También resultan un espacio al que acuden cada vez más personas que buscan saber algo de objetos que tienen en su casa, que han heredado y no conocen su valor o su origen, y también plantea la oportunidad para quienes desean deshacerse de colecciones o de objetos que ya no utilizan obtener unos ingresos con los que no contaban.
Siempre hay quien pueda estar interesado en aquello que nosotros ya no queremos y que almacenábamos en el trastero o estábamos dispuestos a tirar al contenedor pero que no lo hacemos por falta de tiempo para hacer limpieza entre todos los trastos inútiles que vamos acumulando a lo largo de la vida.

Las ferias de antigüedades le ofrecen el indulto a muchos artículos aparentemente inútiles. El paradigma se encuentra en Ebay, un mercado de compraventa en el que la primera transacción, hace veinte años, fue un puntero láser que ya no funcionaba. Algo que tendría que haber acabado en la basura encontró un comprador en la red de redes.

Más en La Revista

La Revista

“Boulevard”

Las vicisitudes de una productora para sacar adelante una obra de teatro

La Revista

Máis cine, por favor

A través da gran pantalla  moitos de nós,  como  os cincuenta  e dos autores que David Felipe   Arranz congregou neste…
Comentarios