La Revista

Los vinos que gustan a las catadoras japonesas

La Revista

Los vinos que gustan a las catadoras japonesas

Los premios Sakura, que este año van por su octava edición, es un certamen enológico que se desarrolla en Japón y que tiene como principales características que son evaluados por mujeres expertas, de diferentes áreas geográficas de Japón y que han de maridar con los platos más representativos de la cocina tradicional japonesa. El objetivo es promocionar el consumo de vino en dicho país, en el que España tiene cada vez más presencia.

En Japón la elección del vino es tarea que desempeñan fundamentalmente mujeres y el propósito con este concurso es otorgar a su actividad el reconocimiento que se merece.

Más de 4.500 vinos procedentes de 32 países fueron analizados meticulosamente por un amplio equipo de 560 jueces que otorgaron las medallas de plata, oro, doble oro y diamante a partir de una puntuación que iba de 1 a 100. En el palmarés nos hemos encontrado con once vinos, correspondientes a tres denominaciones de origen: Rías Baixas, Ribeiro y Valdeorras. 

De Valdeorras procedía el único tinto gallego que obtuvo reconocimiento, una plata, para el mencía de Pagos del Galir, marca que ganó otra medalla igual para su Godello. En Ribeiro, Cunqueiro III Milenium ganó otra medalla de plata. Miño abajo, en el Condado, de Rías Baixas, Pazo Pondal obtuvo tres medallas, una de ellas de oro y Abadía de Tortóreos, dos medallas, una de plata y otra de doble oro, la máxima puntuación para un vino gallego que también consiguió Pazo Cilleiro, del Salnés por su monovarietal de Albariño. Marieta Albariño y Pazo das Bruxas fueron los otros dos vinos gallegos. 

Te puede interesar