Más Deporte

La borrasca "Ana" frenó al deporte base

Más Deporte

POLIDEPORTIVO

La borrasca "Ana" frenó al deporte base

El campo de Oira permeneció sin actividad durante la tarde del domingo por orden de la Federación Gallega.
photo_cameraEl campo de Oira permeneció sin actividad durante la tarde del domingo por orden de la Federación Gallega.

Las inclemencias meteorológicas obligaron a un fin de semana con aplazamientos y suspensiones en materia deportiva

Si la jornada deportiva ya iba ser algo más reducida de lo normal debido a los días festivos y el, para muchos, puente de la Constitución, el temporal que azotó Galicia durante la jornada del domingo frenó otro buen número de partidos y actividades en la provincia de Ourense.

Algunos valientes desafiaron la lluvia que cayó desde primera hora de la mañana para no perder la jornada de fútbol. Partidos matinales que se pudieron disputar porque la orden de la Federación Gallega se aplicaba desde las 15:00 horas. Sin contar aquellos encuentros que ya estaban fijados para el sábado. Por lo tanto, se pudo capear el temporal, literalmente.

Menos suerte tuvieron los jóvenes atletas que estaban inscritos en la Carreira Solidaria do Arenteiro. La novena edición de esta cita benéfica fue aplazada. A pesar de tener sus salidas desde las 11:00 horas, la organización quiso, con buen criterio, prevenir antes que lamentar y suspendió la actividad avisando a lo largo del sábado.

No en vano, entre las diferentes categorías, había más de 700 atletas dispuestos a correr.

Lo bueno, que ya hay nueva fecha y no habrá que esperar demasiado para quitarse la espina, si el tiempo no vuelve a hacer de las suyas. El 7 de enero segundo intento para llevar a cabo esta Carreira Solidaria. 

En otros deportes, principalmente en fútbol, aquellos partidos que quedaron pendientes también buscarán nuevo acomodo para equilibrar la liga de nuevo.

Tanto para mayores como para pequeños, rugby o baloncesto a nivel gallego fueron otras de las federaciones que decidieron suspender los compromisos que estaban bajo su mandato en la tarde del domingo.

Una jornada extraña, salpicada de aplazamientos, necesarios para garantizar que el deporte sea una fiesta y evitar males mayores.