Más Deporte

Club Ourense Baloncesto: trabajo desde la base para llegar a la élite

Más Deporte

baloncesto formativo

Club Ourense Baloncesto: trabajo desde la base para llegar a la élite

Los alevines y benjamines del COB, la pasada semana antes de una sesión de entrenamiento en la cancha anexa del Pazo dos Deportes Paco Paz (MIGUEL ÁNGEL).
photo_cameraLos alevines y benjamines del COB, la pasada semana antes de una sesión de entrenamiento en la cancha anexa del Pazo dos Deportes Paco Paz (MIGUEL ÁNGEL).
La entidad ourensana afronta una nueva campaña con más de 230 jóvenes jugadores en los distintos equipos de la base

Si por algo es conocido Ourense a nivel deportivo, además de por la historia de CD Ourense es por el Club Ourense Baloncesto.

Referente de la provincia a nivel élite, con muchos años en la liga ACB como un equipo de nivel y con serias aspiraciones a retornar a la máxima categoría a medio plazo, el conjunto ourensano vive ese crecimiento también desde la base, en la que han iniciado un nuevo proyecto que comienza a dar resultados.

Conscientes de la importancia del trabajo desde las edades más tiernas, el conjunto que preside Camilo Álvarez ha decidido apostar junto a patrocinadores como Abanca, que contribuyen económicamente a su consolidación, por el crecimiento de la cantera (que ya alcanza los 234 jugadores), en un trabajo que coordina el ourensano Diego Seara.

Un trabajo con entrenadores de nivel y que tiene como objetivo el conseguir, a medio plazo, contar con el mayor número de jugadores formados en las categorías inferiores del club en el conjunto sénior.


Fernández e Iglesias


Un reto complicado que ya consiguieron jugadores como Martín Rodríguez, Dani Fernández o Cristian Iglesias, protagonistas de los últimos años del equipo, alguno de ellos con ascenso a la ACB incluido.

Por eso, resulta especialmente importante trabajar desde la base para llegar a la élite, con paciencia y medios que permitan a los distintos equipos crear una estructura sólida sobre la que crecer, todo ellos con la habitual serenidad de un club que ya sabe lo que es saborear la élite  y entiende que sin trabajo es imposible alcanzar las cotas más altas.

Los mimbres para lograrlo están ya puestos.