La Región

FÚTBOL BASE

Con el sueño de jugar en Balaídos

Una veintena de jóvenes participaron en un nuevo campus de la Fundación Celta de Vigo en el campo limiano de A Moreira

Tres jugadores disputan un balón en una de las sesiones de trabajo en Xinzo de Limia.
Tres jugadores disputan un balón en una de las sesiones de trabajo en Xinzo de Limia.
Con el sueño de jugar en Balaídos

Si hay algo que es intrínseco a la navidad en la provincia son los campus o los torneos para que los más pequeños no paren y el ritmo de competición (y de diversión) se mantenga intacto.

Uno de los campus con más fiabilidad de la última década es el que organiza la Fundación Celta de Vigo en Ourense. Entre ellos, uno en especial, el de Xinzo de Limia. Unas jornadas de entrenamiento donde los más jóvenes sacaron todas sus ganas en la lucha por la pelota y el afán de pasárselo bien para seguir aprendiendo.

El campo sintético de A Moreira fue el epicentro de la mejora de aspectos concretos como el control, el pase o la conducción, instrumentos claves para un futuro gran jugador de fútbol. En el aspecto colectivo, los más jóvenes disputaron posesiones con consignas para mejorar la capacidad colectiva, así como partidos para fomentar la competitividad y el juego limpio. 

Dos días enteros de absoluta diversión y con una temperatura excepcional. Los entrenadores, todos ellos cualificados, desempeñaron labores de técnicos específicos, pero también de monitores para fomentar valores deportivos como el compañerismo o la solidaridad.

Ellos recibieron regalos de la Fundación Celta de Vigo soñando en algún futuro ser Iago Aspas, Hugo Mallo o algún que otro jugador nacido en A Madroa. Ellos no pierden la ilusión de jugar, algún día en Balaídos.