La Región

EN OURENSE

"Hay que educar y sancionar a los que incumplen la ley"

A través del Día da Bici, Carlos Moure quiere visibilizar la "violencia vial" que sufren los ciclistas
Los ciclistas forman parte del colectivo vulnerable de los accidentes en carretera (JOSÉ PAZ).
Los ciclistas forman parte del colectivo vulnerable de los accidentes en carretera (JOSÉ PAZ).
"Hay que educar y sancionar a los que incumplen la ley"

El Día da Bici, que se celebra este domingo con la colaboración de +Deporte La Región, además de ser una jornada lúdica de unión y diversión para pasar entre amigos y familia tiene un alto contenido reivindicativo. La violencia vial sigue siendo uno de los puntos por los que más claman los ciclistas, un colectivo muy vulnerable en las carretera junto a los peatones y a los motoristas.

En los últimos años las cifras asustan. Solo en 2017, 78 ciclistas perdieron la vida en accidentes viales. Al frente del Día da Bici está Carlos Moure y su fundación, ADO Moure que lucha por un mayor reconocimiento de la violencia vial."Hay que educar, fomentar la empatía e imponer más sanciones a aquellos que incumplan las normas y pongan en peligro a los demás usuarios de la carretera", señala rotundamente.

"No más violencia, no más impunidad" es el lema bajo el que se acoge la 35ª edición del Día da Bici. Luchar contra la permisividad y visibilizar la violencia vial son los principales objetivos de este año. "La opinión pública se ha relajado en la permisividad, del mismo modo que se hace hincapié en denunciar la violencia de género o el maltrato animal, la violencia vial debería contar con medios para denunciar y concienciar a las personas", apunta Moure.

 Desde su fundación, hace cinco años propusieron un proyecto para facilitar las denuncias ante ilegalidades cometidas en la carretera. "No contamos con apoyo, entonces solicitamos campañas que nos echaran una mano a la hora de concienciar de los peligros de conducir borracho o drogado", resalta Moure, que destaca cómo los ciclistas salen a las carreteras con el miedo a lo que puede suceder. Esto influye en los padres, que no quieren dejar salir a sus hijos solos en bicicleta ante el miedo de que "un irresponsable termine cometiendo un crimen, porque esto no son accidentes", afirma Carlos Moure. 

 A través del Día da Bici del próximo domingo quieren hacer visibles todos los siniestros, que en muchos casos terminan con la vida de terceros. "Es necesario concienciar y educar, se debe castigar a aquellos que hacen daño. Todo esto es responsabilidad de todos los ciudadanos, que deben estar apoyados por las administraciones públicas", comenta el presidente de ADO Moure.


“É a nosa festa, e aproveitamos para reivindicar máis respaldo"IMG-20190916-WA0005SS


Leonardo García, a través de la Asociación Cicloturista de Ourense, es un participante habitual del Día da Bici cada año. Desde sus inicios ha sido una cita ineludible para él, también para los socios de la organización que preside. "Casi todos os anos participo, xuntámonos os 120 socios que formamos parte da Asociación Cicloturista de Ourense e vamos participar porque é a nosa festa", señala Leonardo.

Destaca la importancia de reclamar unas condiciones de seguridad óptimas. "Xogámonos a vida cada vez que saímos", destaca García. Además, resalta la riqueza de rutas ciclistas de las que dispone Ourense para circular: "Temos máis de 300 rutas e temos que saír tamén a desfrutar, deixando de lado o medo".

Como presidente de la Asociación de Cicloturistas de Ourense reconoce la importancia que tiene la celebración de jornadas como el Día da Bici para "aproveitar o momento e pedir que nos respalden máis, por eso participamos reivindicando".

Reconoce que el nacimiento de la organización deriva de las primeras ediciones del Día da Bici. "Temos un día de xuntanza no que o pasamos ben e nos implicamos", señala García.


“La bicicleta es mi calidad de vida, sin ella me moriría"Emilio Fernández.


Emilio Fernández, junto a Carlos Moure, trabajó activamente por los derechos de los ciclistas ourensanos. "Es una jornada muy importante, antes participaba activamente con Moure, ahora ya con la edad acudo y disfruto de un día practicando el deporte que tanto me gusta", apunta Fernández.

La bicicleta forma parte de su rutina, por ello no puede faltar a las citas con el Día da Bici. "Al año hago unos 10.000 kilómetros, mi calidad de vida depende de la bici, sin ella me moriría", comenta Emilio Fernñandez. Su rutina se establece en tres días de entrenamiento y los domingos de ruta con el grupo: "Nos juntamos muchos los domingos para salir y nos los pasamos bien porque cada uno elige un grupo que le es más afín", afirma Fernández.

Sobre el Día da Bici remarca: "Muchos de los que fueron desde el principio, ahora acuden con sus familias enteras, con sus hijos y sus nietos, la bicicleta se seguirá transmitiendo a lo largo de los años".

Sus inicios en el mundo del ciclismo comenzaron cuando era joven y su padre le regaló un bicicleta. "De aquellas, hará cincuenta años, tener una bici era como poseer hoy un coche de alta gama", cuenta Emilio Fernández.