La Región

ATLETISMO

Títulos para Gimnástica y Celta

El equipo pontevedrés en la categoría masculina y el vigués en la femenina se alzaron con el Campeonato Gallego de clubes de pruebas combinadas

El podio en la categoría masculina, con el Celta (2º clasificado), la Gimnástica de Pontevedra (campeón) y el Franciscanos (tercero).
El podio en la categoría masculina, con el Celta (2º clasificado), la Gimnástica de Pontevedra (campeón) y el Franciscanos (tercero).
Títulos para Gimnástica y Celta

La pista cubierta de Ourense encumbró a la Gimnástica de Pontevedra y al Celta en el Campeonato Gallego de clubes de pruebas combinadas. El conjunto pontevedrés mostró su dominio en la categoría masculina, mientras que el vigués fue el mejor en la competición femenina.

En la competición de los chicos, que se decidió ayer, la Sociedad Gimnástica no tuvo rival. Aventajó en la clasificación conjunta al Celta, subcampeón, en 2.060 puntos: 11.989 consiguió el campeón, por 9.928 del segundo. Completó el podio el Narón, que acumuló 9.753 puntos.

La clasificación la completaron el Millarraio, cuarto con 8.087 puntos, mientras que el Ourense Atletismo se quedó en la quinta posición con 6.267.

Un poco más igualada estuvo la lucha por el triunfo entre las féminas, aunque finalmente el Celta fue el que se llevó el gato al agua con 1.029 puntos sobre la Escola Atlética Lucense, que fue subcampeón. Más lejos, Franciscanos ocupó la tercera plaza. El Ourense Atletismo fue sexto tras Millarraio (4º) y Agrupación Viguesa (5º).


Para cerrar el año


El atletismo no para y por ello esta tarde se desarrollan tres pruebas populares para despedir el año. La San Silvestre Ourensá alcanza en la ciudad la tercera edición. La cita arranca con carreras desde las cuatro de la tarde en el Xardín do Posío.

En Allariz, cita con A Derradeira, una prueba solidaria que disfruta de la carrera infantil a partir de las 16:30 horas y de la absoluta a las 17:00 horas.

En Castrelo de Miño la San Silvestre alcanza 20 ediciones. El Parque Náutico es el punto neurálgico de una cita que se pone en marcha a las cuatro de la tarde.