La Región

FÚTBOL

Un tres en uno que vale su peso en oro

La SDC Arrabaldo organizó la novena edición del Torneo de Semana Santa para las categorías alevín, benjamín y prebenjamín

Los prebenjamines no desaprovecharon la oportunidad de hacerse una foto de familia para el recuerdo.
Los prebenjamines no desaprovecharon la oportunidad de hacerse una foto de familia para el recuerdo.
Un tres en uno que vale su peso en oro

El fútbol y la Semana Santa se volvieron a dar la mano gracias a la SDC Arrabaldo. Novena edición de un torneo que se divide en tres y que brinda la ocasión de disfrutar del fútbol prebenjamín, benjamín y alevín. Viernes, sábado y domingo, los más pequeños demostraron su talento y progresión en una cita que se ha convertido en indispensable.

Comenzaron los alevines.  Cuatro grupos en la fase previa, con el objetivo de alcanzar las eliminatorias. Los mejores fueron imponiendo su ritmo hasta alcanzar unas semifinales que se decidieron de forma ajustada. El Verín superó al Monforte por 2-1, mientras que el Maceda se impuso a la EDO 3-2. El tercer puesto fue para los monfortinos, mientras que el título se fue hasta Verín gracias a su triunfo por penaltis ante un Maceda que se lo puso muy difícil.

El sábado fue el día de los benjamines. Dos grupos, seis equipos luchando por levantar el trofeo. Y este no se fue muy lejos. Los anfitriones del Arrabaldo consiguieron la victoria final gracias a su buen hacer en la previa y su acierto en los cruces. Los locales superaron 2-3 al Maceda una final muy apretada. El tercer puesto fue para el Lalín, que superó 0-6 al conjunto del Barbadás.


Los más pequeños


Para el broche de oro, quedaron los más pequeños del torneo. Fue un domingo de fútbol prebenjamín donde el Arrabaldo volvió a conseguir el premio gordo. Los niños del club organizador fueron los más fuertes en la liguilla y superaron al Bosco en la final por 1-2. En el tercer y cuarto puesto, victoria del Monforte sobre el Calansancio por 0-2.

Fueron tres jornadas festivas con el fútbol más puro y real, el que protagoniza la base de los clubes. El público, que asistió en buen número, disfrutó con el buen hacer de unos chavales que hacen que el futuro en la provincia esté más que garantizado. Ahora, a esperar la décima edición.