+ Fit

El buen profesional frente al ataque de los clones

+ Fit

SALUDABLE

El buen profesional frente al ataque de los clones

Los profesionales de nuestro sector debemos estar al tanto de las novedades, aprovechar todo aquello que beneficie los objetivos del cliente y descartar lo que nada aporte -

La tecnología abarca hoy todos los ámbitos, incluido el mundo del ejercicio físico. Los profesionales de nuestro sector debemos estar al tanto de las novedades, aprovechar todo aquello que beneficie los objetivos del cliente y descartar lo que nada aporte -o incluso suponga un riesgo para la salud- por muy bonito o espectacular que parezca ante nuestros ojos.

Ahora bien, crece en nuestro sector la tendencia de utilizar la tecnología ¡para sustituir al entrenador! Al técnico, al profesor, al especialista, al Maestro... Por una pantalla, un holograma, quizá en el futuro por un robot, por unas gafas tridimensionales... El centro deportivo del futuro se aproximará a la nave Nostromo, dirigido por Nexus 6 e integrado por un ejército de clones, infatigables e impasibles.


Avanzar o retroceder


¿Podemos definir esta práctica como progreso? Si entendemos la dirección del Acondicionamiento Físico como leer una mera lista de ejercicios, repeticiones y series estándar para cualquier segmento de población, resultará muy económico que lo haga un robot, que no enferma ni requiere seguridad social, ni prevención, ni vacaciones. No se quedará embarazado, ni solicitará un aumento de sueldo, ni se le pegarán las sábanas, ni dejará por olvido una luz encendida en el vestuario. Bastará con cargar la batería cada semana, limpiar la carcasa con un paño húmedo y hacer la copia de seguridad del disco duro para que no se pierda la información.


De carne y hueso


Pero si entendemos esta profesión como un trabajo sólo apto para humanos. Seres de carne y hueso con cualidades especiales para dirigir a otras. Para acoger, escuchar, prescribir, transmitir, enseñar, corregir y motivar a cientos de personalidades diferentes.

Técnicos que invirtieron ilusión, años, kilómetros y esfuerzo en su formación. Que renuevan sus conocimientos con rigurosidad. Que procuran un trato personal y llaman a cada cliente por su nombre, se interesan por su familia, inquietudes y problemas.

Si lo concebimos de esta forma, la tecnología nunca podrá sustituir al factor humano. El valor de un buen profesor nunca será superado por un algoritmo.

Más en + Fit

+ Fit

Recuperando memoria

Vaticinábamos que en el pequeño espacio que ocupa el cerebro de un mosquito podríamos almacenar el conocimiento que albergan montañas de libros