La Región

¡SOMOS LO QUE COMEMOS

Buenas prácticas al manipular alimentos

Mantener protegido el alimento de organismos dañinos y de sustancias químicas es clave.

El uso de guantes es fundamental en la manipulación de alimentos.
El uso de guantes es fundamental en la manipulación de alimentos.
Buenas prácticas al manipular alimentos

Las intoxicaciones alimentarias son enfermedades causadas fundamentalmente por la ingestión de alimentos contaminados. Mantener protegido el alimento de organismos dañinos y de sustancias químicas es clave. La manipulación de los alimentos aumenta el riesgo  de contaminación, lo que exige un mayor cuidado a la hora de elaborar, conservar y refrigerar las comidas. Aunque la brecha de seguridad se rompe más comúnmente por errores en la preparación de los alimentos, también la exposición de éstos a la temperatura ambiente  y a una limpieza deficiente, favorece el crecimiento de las bacterias dañinas, y conlleva a un alimento no seguro. 

Las Enfermedades de Transmisión Alimentaría (ETA) constituyen un grupo de enfermedades generalmente digestivas, de síntomas característicos (diarrea, vómitos, dolores abdominales y fiebre). Se clasifican en intoxicaciones e infecciones alimentarias, como la almonelosis, la disentería, el botulismo, entre otras.

Para impedir que los microorganismos infecten los alimentos que comemos, debemos ser más vigilantes y aplicar buenas prácticas de higiene y  limpieza sobre los alimentos, utensilios y manipuladores. 

La OMS señala cinco medidas efectivas y sencillas de realizar, para mantener la condición segura de los alimentos en la salud:  

1. Resguarde los alimentos de temperaturas de peligro. Preparar los alimentos con demasiada antelación a su consumo es un riesgo elevado. Cuando  se dejan los alimentos mucho tiempo a temperaturas entre 5 y 60°C se da paso a la multiplicación de las bacterias patógenas. Evite este riesgo refrigerando lo antes posible los alimentos cocinados y los perecederos (carnes, pescado,..) mejor por debajo de los 5°C y no descongele a temperatura ambiente. 

2.Extreme la limpieza. Realice un lavado frecuente de las manos, antes y durante la preparación de las comidas. Es especialmente importante, asegurar la higiene personal del manipulador, cuidar la limpieza y protección de los alimentos, utensilios y superficies de cocina. 

3. Separe los alimentos crudos y cocinados para impedir la contaminación cruzada. Los alimentos crudos pueden contener microbios invisibles que provocan enfermedades y que pueden pasarse a los alimentos listos para comer.

4. Cocine completa y uniformemente los alimentos. Las carnes y el marisco crudo o poco hecho, o los productos lácteos sin pasteurizar, son una fuente importante de ETA. Con una cocción adecuada se pueden eliminar microorganismos peligrosos. Al calentar los alimentos durante 2 minutos a 72 °C como mínimo, la mayoría de los microbios patógenos mueren.

5. Use agua y materias primas seguras.

Envíe sus dudas a: [email protected]