La Región

SALUDABLE

Ejercicio de fuerza para disfrutar de "superabuelos"

¿Qué tipo de Ejercicio deben realizar nuestros mayores? Olviden eso de “ir a pasear, bailar o jugar al mus”.

Ejercicio de fuerza para disfrutar de "superabuelos"

Hace sólo unos lustros, ver a un respetable anciano en la sala de pesas de cualquier gimnasio era un fenómeno extraordinario, casi denunciable. Hoy lo “denunciable” es que una persona de más de 65 años, con un aceptable nivel físico no practique Ejercicio Físico. La mejor medicina de prevención, sin los efectos secundarios de la mayoría de fármacos.

¿Qué tipo de Ejercicio deben realizar nuestros mayores? Olviden eso de “ir a pasear, bailar o jugar al mus”. Y no porque estas actividades sean perjudiciales. Todo lo contrario, pero la base de su salud debe, y puede ser, tanto el ejercicio cardiovascular como (especialmente) el ejercicio de fuerza. Al igual que el resto de ciudadanos de nuestro planeta.  


Fuera los mitos


“¿Mi abuelito en la sala de pesas? ¿Pero si apenas puede con la bolsa de la compra”. Precisamente por ello. Cuando envejecemos, nuestro cuerpo sufre un descenso de masa muscular, densidad ósea y múltiples cualidades físicas; mientras aumenta la masa grasa, asociada a todo tipo de enfermedades. 

Las investigaciones más recientes demuestran que un adecuado programa de Ejercicio Físico, prolonga nuestra salud y previene contra todo tipo de trastornos del cuerpo y la mente. Al contrario de lo que antes se pensaba y promulgaba, el ejercicio con intensidades y cargas más bien altas -no se asuste- proporciona mayores beneficios a los usuarios, aunque algunos sean de edades avanzadas. 


Individualizado y personalizado


He aquí la madre del cordero. Si estamos preocupados por la salud de nuestros abuelitos y estamos al tanto de las virtudes de este tipo de trabajo, la solución no es animarles a preparar una maratón, levantar troncos o sachar la finca bajo un sol de justicia. 

La solución consiste en confiar en un centro adecuado y en profesional competente. En un ambiente acogedor y familiar, donde les llamen por su nombre y les escuchen. Allí donde estén acompañados desde que entran por la puerta, donde valoren su estado y supervisen un programa acorde a sus necesidades.

¿Tiene usted abuelos? ¡Enhorabuena! Tiene usted un tesoro. Cuídelos y disfrútelos por muchos años.