La Región

¡SOMOS LO QUE COMEMOS!

¿Cómo se evita la deshidratación en las personas mayores?

Hay varias estrategias para animar a los adultos mayores hacia un mejor consumo de líquidos

Gelatina de fruta, buena opción para la ingesta de líquidos en mayores.
Gelatina de fruta, buena opción para la ingesta de líquidos en mayores.
¿Cómo se evita la deshidratación en las personas mayores?

Los adultos mayores tienen más riesgo de deshidratación que otros grupos de edad. Para el mantenimiento de la salud es muy importante que todas las células del organismo estén hidratadas. Un buen estado de hidratación favorece entre otras funciones, la entrega de nutrientes reparadores a las células y a tejidos que puedan estar dañados. 

Existen dos factores determinantes del estado de hidratación de las personas mayores a tener en cuenta: por un lado la disminución de la ingesta de líquidos y por otro el aumento de las pérdidas de agua. 

Son muchas las circunstancias que pueden alterar las pérdidas de agua en todas las personas, independientemente de la edad, y en éstas incluimos la exposición a altas temperatura, baja humedad, altitud elevada, ingesta alta de sal, consumo de alcohol, ejercicio físico y alteraciones de salud como diarreas y vómitos. Todas las personas tienen pérdidas involuntarias de líquidos a través de la transpiración y a través de los pulmones, la orina y las heces. Ahora bien, hay factores adicionales que pueden desmejorar la disminución de la ingesta y/o el aumento de las pérdidas de líquidos en las personas mayores.

Factores como una menor respuesta a la sed (la señal de la sed disminuye notoriamente con la edad), la dificultad para tragar (disfagia) y la toma de medicamentos de efecto diurético, entre otros, agravan la disminución de la ingesta de líquidos. 

Asimismo, con el envejecimiento, se reduce la masa muscular, que se acompaña con una disminución del agua corporal total, esto unido a una menor capacidad del sistema renal de concentrar la orina eficientemente y conservar líquido en el cuerpo, acusa el riesgo de deshidratación. 

Podemos animar a los adultos mayores hacia un mejor consumo de líquidos, a través de varias estrategias: 

-  Recomendar beber agua o bebidas en pequeñas tomas y muy frecuentemente.

Esta práctica ayudará a prevenir la molestia estomacal que puede provocar beber una cantidad mayor de agua durante un único momento. 

Estudios de valoración dietética en personas dependientes, en las que el papel del cuidador y de los profesionales de la salud es considerablemente importante, orientan a realizar acciones tan sencillas como ofrecer líquidos preferidos de manera sistemática y ayudar a las personas a realizar esas pequeñas tomas. 

-  Ofrecer una dieta equilibrada que incluya los alimentos líquidos. 

-  Alternar la ingesta de agua con otras bebidas agradables como son caldos, zumos, batidos, cremas de verduras, gelatinas, infusiones, frutas jugosas, blandas y fáciles de comer (sandías, melón, naranjas, etc.).

Envíe sus dudas a: [email protected]