+ Fit

Negocios, amistad y amor, todo cabe en los gimnasios

+ Fit

deporte

Negocios, amistad y amor, todo cabe en los gimnasios

Los gimnasios se han consolidado como los "bares" de la actualidad.
photo_cameraLos gimnasios se han consolidado como los "bares" de la actualidad.

Por su enormes posibilidades de admisión, los gimnasios pueden competir hoy contra los bares como lugares de reunión y relaciones sociales

Nuestros hábitos cambian con el transcurso de los tiempos. Hace unas décadas, a los gimnasios acudían sólo “mataos” o gente extravagante, practicante de actividades casi demoníacas. Era impensable ver a una mujer, un jubilado, un obeso, un enfermo crónico, un adolescente, una persona en silla de ruedas, un deportista profesional, un artista...

La evolución, con el respaldo de la ciencia, ha sido fulgurante. Hoy lo extraño es encontrar a un homo sapiens sapiens que no precise los beneficios del ejercicio físico. El gimnasio ha incorporado a toda nuestra especie, desde quienes dan sus primeros pasos en la vida a los que intentan prolongarla con el mayor bienestar y la mayor dignidad posible.


Los nuevos bares


Por su enormes posibilidades de admisión, los gimnasios pueden competir hoy contra los bares como lugares de reunión y relaciones sociales. 

Se prescriben en las recetas y recomendaciones de muchos especialistas en psiquiatría como parte de la recuperación del paciente. Los beneficios indiscutibles del Ejercicio junto a los estrechos lazos que se establecen con los compañeros de actividad y con el preparador físico -presencia imprescindible- pueden producir un efecto medicinal en nuestro ánimo.

 En más de 25 años de experiencia en mi centro, he visto forjar sólidas relaciones de amistad en la sala de Fitness, numerosas y variadas relaciones amorosas, de muy diversa catalogación. He tenido la suerte de poner en contacto a empresarios necesitados de ayuda y a trabajadores necesitados de empleo. He visto nacer el embrión de algún proyecto y cerrar más de algún contrato con un buen apretón de manos.


Buen ambiente, mejores relaciones


El ambiente de un centro deportivo depende de sus responsables, trabajadores y clientes. Si es limpio, acogedor, cercano y respetuoso propiciará en su mayoría relaciones positivas entre sus practicantes. A partir de aquí, todo lo bueno puede suceder.

Por ello, siempre recomiendo al posible usuario elegir un sitio donde le llamen por su nombre, conozcan sus necesidades y le escuchen. No sólo el entrenador, también sus compañeros de actividad. 

Más en + Fit

+ Fit

Recuperando memoria

Vaticinábamos que en el pequeño espacio que ocupa el cerebro de un mosquito podríamos almacenar el conocimiento que albergan montañas de libros