+ Fit

Si tomo sintrom, ¿cómo debo comer?

+ Fit

¡SOMOS LO QUE COMEMOS!

Si tomo sintrom, ¿cómo debo comer?

Los vegetales de hoja verde ayudan en el funcionamiento de los anticoagulantes.
photo_cameraLos vegetales de hoja verde ayudan en el funcionamiento de los anticoagulantes.

Hay que llevar a cabo una serie de medidas dietéticas para no alterar el funcionamiento de su medicación de anticoagulante

Algunos alimentos y bebidas pueden afectar el funcionamiento de anticoagulantes como la warfarina y el sintrom. 

Cuando sufrimos una herida la sangre forma una especie de tapón que frena el sangrado. La vitamina K aportada por los alimentos ayuda a que en estas situaciones,  la sangre se coagule y forme una barrera más rápidamente. La acción de la vitamina K necesaria para el mantenimiento de la salud y presente en muchos alimentos de la dieta habitual como los vegetales verdes, es una de las principales razones por la cual mantener un control de la dieta de las personas con tratamiento anticoagulante.  

La dosis del medicamento recetado, en personas con coagulación excesiva de la sangre y  riesgo elevado de trombosis, infartos, derrames y otros problemas de salud, funcionará mejor si se mantiene en la dieta, un consumo diario similar de vitamina K. En otras palabras, la cantidad de esta vitamina debe ser constante para así lograr un INR (índice de velocidad de coagulación) seguro. 

Si su INR es inestable (muy alto o muy bajo), y su ingesta de vitamina K varía considerablemente de un día a otro, es posible que su médico le indique cambiar su patrón de alimentación para que sea más constante y ayude a estabilizar su INR. 

Medidas dietéticas para no alterar el funcionamiento de su medicación de anticoagulante:

1. Siga una dieta saludable y variada. Es importante organizar un plan de alimentación equilibrado, ajustado a las necesidades nutricionales, que incluya todos los grupos de nutrientes (proteínas, hidratos y grasas) en cantidades y frecuencias de consumo constantes,  evitando así cambios bruscos del hábito alimentario. 

2. Evite grandes cambios en la vitamina K que consume. Si come verduras de hoja verde, no tome muchas un día y al día siguiente ninguna. Si normalmente no consume verduras de hoja verde, no coma de repente una gran cantidad de éstas.

3. Evite productos alimentarios con contenidos elevados de vitamina k y que no tenga contemplado en su plan habitual de alimentación. Ciertos alimentos como la soja fermentada, el zumo de arándanos y los pomelos alteran el funcionamiento de la warfarina. 

4. Consulte a su médico antes de realizar cualquier cambio en su dieta, por ejemplo si planea consumir más verduras de hoja verde, iniciar una dieta para pérdida de peso, tomar suplementos vitamínicos y minerales o consumir productos de herboristería.o.

Envíe sus dudas a: [email protected]

Más en + Fit

+ Fit

Recuperando memoria

Vaticinábamos que en el pequeño espacio que ocupa el cerebro de un mosquito podríamos almacenar el conocimiento que albergan montañas de libros