La Región

NACIONAL DE RALLYS

'Cohete' Suárez, rey de Asturias

El piloto asturiano, en su debut con el Skoda Fabia R5, revalidó el triunfo de la pasada temporada
'Cohete' Suárez, rey de Asturias

José Antonio Suárez y Alberto Iglesias, con un Skoda Fabia R5, se alzaron con la victoria en la 56º edición del Rallye Princesa de Asturias, siendo los grandes dominadores de la carrera, tras lograr el mejor tiempo en ocho de los once tramos cronometrados, lo que ha dejado un muy buen sabor de boca al equipo asturiano que tras varios meses en el dique seco ha regresado para competir en el rallye de casa.

La segunda posición, a casi dos minutos de los ganadores, ha sido para Surhayen Pernía y Alba Sánchez, con su habitual Hyundai i20 R5, a casi dos minutos de “Cohete” Suárez, viéndose el cántabro beneficiado por el abandono que sufría a mitad de la segunda etapa Ares y Vázquez, tras salirse de la carretera y dañar la parte delantera y lateral de su i20 R5, adoptando Pernía la táctica de no cometer ningún error y aguardar para ser segundo.

Más entretenida estuvo la lucha por la tercera plaza, en donde Vinyes y Blach lucharon con sus respectivos Suzuki Swift R+ N5 y Citroën DS3 R5, en donde el andorrano lograba ganarle la partida al coruñés, siendo la diferencia entre ambos una vez concluida la prueba de 48 segundos, mientras que Vinyes se dejaba dos minutos con respecto a Pernía.

El cántabro Álvaro Iglesias y el madrileño Rodrigo Sanjuan, con un Ford Fiesta N5, lograban situarse en la quinta posición, además de imponerse dentro de la Copa N5 RMC. La sexta posición final en Oviedo fue para Ángel Paniceres y Francisco Javier Álvarez, con un Kia Rio N5, logrando superar al Abarth 124 Rally R-GT de Monarri y Chamarro, séptimos clasificados.

Jesús Puras y Juan Carlos Dorado lograron llevar el Citroën C3 R5 hasta la meta, en una discreta novena plaza, todo ello condicionado por un pinchazo en el primer tramo, en donde el veterano piloto cántabro tuvo el honor de marcar el mejor tiempo en el último tramo.

Uno de los abandono importartes fue el protagonizado por el ourensano Javier Pardo, que no logró llevar a la mesta su Suzuki Swift R+ N5, debido a un problema en el diferencial que motivó una salida de carretera.

Por último, en la Copa Suzuki el cántabro Oscar Sarabia lograba la victoria mientras que en la Dacia Sandero el primer puesto fue para el andaluz Jonathan Álvarez.