+ Motor

¿Cómo quitar el hielo del parabrisas del coche?

+ Motor

¿Cómo quitar el hielo del parabrisas del coche?

El frío ha traído de vuelta a un viejo conocido de los vehículos españoles, la helada que quita la visión a los conductores

La llegada de los temporales de frío y nieve a España han traído de regalo la siempre incómoda situación de la congelación de los parabrisas y cristales de los coches que descansan a la intemperie. Aunque evidentemente el mejor método es dejar estos elementos tapados con algún tipo de manta, cartones o cobertor para coche, en muchos casos un despiste o sencillamente la imposibilidad de contar con este tipo de elementos provoca la aparición del incómodo e inoportuno hielo sobre las superficies de cristal de los vehículos.

Lo que no debes hacer:

  1. Nunca utilizar agua caliente para descongelar un parabrisas. El choque térmico entre el frío y el calor podría provocar la rotura del mismo, con el riesgo que ello conlleva.
  2. Jamás utilizar sal directamente sobre el cristal, puesto que podrían dañar el parabrisas y el efecto corrosivo de este elemento es importante sobre el metal.

Lo que sí puedes hacer para retirar el hielo del cristal es:

  1. Poner la calefacción del vehículo orientada hacia el parabrisas y abrir ligeramente una ventanilla. Cuando tome cierta temperatura ablandará la capa de hielo y será fácilmente retirable con un rascador para ese propósito o con otro elemento, como por ejemplo una tarjeta de crédito vieja.
  2. También se puede rociar alcohol sobre el cristal con un pulverizador. Este líquido diluirá el hielo y será más sencillo retirarlo con una rasqueta tal y como se comentó en le punto anterior.
  3. El agua con sal (nunca sola) también tiene efectividad, aunque es importante evitar que caiga sobre la chapa del vehículo.

Como prevención para evitar que se congele:

Además de las mantas o elementos para tapar el cristal y evitar la congelación, también se puede aprovechar el efecto que tiene el vinagre. Para ello diluye dos partes de agua por una de vinagre y rocía el cristal con esa mezcla. No garantiza una efectividad máxima durante una helada fuerte, pero contribuirá a evitar esa fina capa de las primeras horas.

También se puede utilizar el poder del almidón de las patatas. Corta una por la mitad y restriégala por el parabrisas. Si ves que chorrea un poco retira el líquido ligeramente con un paño y no se congelará el cristal (es un poco guarrada, la verdad).