La Región

MOTOR

El hidrógeno, en la movilidad alternativa

Ya se posiciona como un combustible alternativo para un consumo y uso más sostenible
Esquema de un vehículo eléctrico con pila de combustible y que utiliza hidrógeno.
Esquema de un vehículo eléctrico con pila de combustible y que utiliza hidrógeno.
El hidrógeno, en la movilidad alternativa

Desconocido para el gran público, el hidrógeno se posiciona como un combustible alternativo para una movilidad sostenible. 

Los vehículos eléctricos de celda de combustible (FCEV) usan electricidad para alimentar el motor. A diferencia de otros vehículos eléctricos, los FCEV producen electricidad utilizando una pila de combustible alimentada por hidrógeno, en lugar de extraer electricidad de una batería.

Los vehículos eléctricos con células de combustible de hidrógeno emiten por sus escapes solo agua y aire caliente

Durante el proceso de diseño del vehículo, el fabricante del vehículo define la potencia del vehículo determinando el tamaño de la celda de combustible y la cantidad de energía que se almacenará a bordo según el tamaño del tanque de combustible. 

Esto es diferente de un vehículo totalmente eléctrico, donde la cantidad de energía y energía disponible, están estrechamente relacionadas con el tamaño de la batería.

Los vehículos FCEV son más eficientes que los de motores de combustión, no produciendo emisiones de ningún tipo, despidiendo por sus tubos de escape agua (H2O) y aire caliente.


El repostaje


Su repostaje se realiza como en un vehículo convencional en un depósito, a alta presión, situándose la media actual de su autonomía de los modelos comercializados con este combustible por encima de los 400 km. En la actualidad Hyundai comercializa el único modelo en España con pila de combustible, el Nexo, el cual ofrece con su depósito una autonomía según la nueva normativa WLTP de 666 km y de 756 km en homologación NEDC, por lo que puede realizar largos viajes.