+ Motor

Un Mundial de Rallys imprevisible

+ Motor

Un Mundial de Rallys imprevisible

El Rally de Montecarlo, que comienza esta noche, marca el inicio de un Campeonato del Mundo con una pretemporada movida y nuevos contendientes

Una de las pretemporadas más activas y movidas de los últimos años ha terminado. El Rally de Montecarlo, que disputó el clásico shakedown por las carreteras próximas a Gap, marcó el pistoletazo de salida de uno de los Mundiales de Rallys más imprevisibles que se recuerdan.

La 'espantada' de Citroën, el cambio de aires de los campeones del Mundo, Ott Tänak y Martin Järveola (que tomaron rumbo a Hyundai) o el aterrizaje de Sébastien Ogier en el potente equipo Toyota (junto a Elfyn Evans y el prometedor Kalle Rovanperä) han sacudido los pilares de un Campeonato acostumbrado a un par de fichajes por temporada.

Así, los pronósticos resultan complejos, pero los cromos son los mismos. Ogier, tras el frustrante 2019 aspira a un nuevo título (el sexto con cuatro marcas) que podría marcar su retirada del WRC, siempre y cuando el imparable Tänak y Thierry Neuville se lo permitan y sobrevivan a la lucha de egos de compartir equipo en Hyundai.

El resto, una incógnita. Con el bolsillo lleno por el contrato abonado por Citroën, Esapekka Lappi llega a un M-Sport que ha vuelto a sufrir en pretemporada. Sin el apoyo de un patrocinador fuerte, el dueño de la estructura, Malcolm Wilson, reconoció que su apuesta es por la juventud, con el propio Lappi, Teemu Suninen y Gus Greensmith, la nueva perla del automovilismo británico, que ya ha sido capaz de obtener victorias en el WRC 2.

Kalle Rovanperä tendrá que abstraerse del foco mediático en el que vive para confirmar entre 'los mayores' su asombrosa progresión. Después de comenzar a competir con 13 años, afronta su primer año con un World Rally Car sin la presión de los resultados, pero con la necesidad de aprender de forma constante, en un caso similar al que vivirá el cuarto piloto de la firma japonés, Takamoto Katsuta, el mismo que compitió en el Rally Ribeira Sacra de 2017 con un Ford Fiesta R5.

Dani Sordo y Carlos del Barrio volverán a ser la baza española en la máxima categoría con un nuevo programa parcial en el que compartirán asiento con Sébastien Loeb y Daniel Elena. El objetivo, el título de marcas y pelear por algún triunfo en uno de los rallys que disputarán, como hizo el cántabro en Cerdeña 2019.

En la segunda categoría, enrolados dentro del WRC3 estarán los vigentes campeones de España de Rallys y del Supercampeonato, Pepe López y Borja Rozada, con un Citroën C3 R5 en el comienzo de un programa todavía por definir. El que sí sabe que hará el campeonato es Miguel Díaz Aboitiz con Diego Sanjuan. El español afincado en Finlandia iniciará su proyecto con el Skoda de Calm en Montecarlo, participando en otras cinco citas del certamen.


En Montecarlo, los ojos en el hielo


Sin apenas nieve, el Rally de Montecarlo de 2020 estará marcado por la presencia de enormes placas de hielo en muchas partes del recorrido. Por eso, una vez más la monta de neumáticos resultará clave para mantener las opciones en un rally hecho para el local Sébastien Ogier (es de la localidad que alberga el centro neurálgico, Gap).

El año pasado festejó el triunfo número 100 de la firma del doble chevrón en el Mundial y este año quiere sumar su séptimo triunfo consecutivo en la prueba.

En el shakedown ya comenzó marcando la pauta, seguido de Neuville, Evans y Tänak.

El Rally comienza de forma oficial el jueves con la disputa de los dos primeros tramos cronometrados, Malijai y Breziers, para un total de 43 kilómetros.