La Región

ENTROIDO - LAZA

La guerra de las hormigas no dejó superviviente en la plaza de A Picota

Laza vivió su día grande con la tradicional "farrapada", y la bajada de la Morena, dispensando hormigas y dando con los "toxos"

 

"¡Harina y hormigas van!".(JOSÉ PAZ).
"¡Harina y hormigas van!".(JOSÉ PAZ).
La guerra de las hormigas no dejó superviviente en la plaza de A Picota

Dicen en Laza, haciendo suyo el popular refrán, que las hormigas con gusto no pican, y eso fue lo que debieron pensar las decenas de personas que se agolparon en la plaza de A Picota durante el "luns borralleiro", una de las citas más destacadas de este Entroido. 

Después de vaciar los chubasqueros de las tiendas más cercanas y descolgar los monos de trabajo más viejos del armario, los más atrevidos se lanzaron a una batalla campal que comenzó con la popular "farrapada". 

Por la tarde, el tiempo aguantó y permitió la bajada de la Morena desde Cimadevila. Previamente se prepararon sacos de hormigas, que fueron lanzadas sin piedad contra los asistentes en un ritual sólo apto para valientes. No faltaron los "toxos".

Las charangas Vaite xa y Europa, y las orquestas Pontevedra y Ritmo Joven pusieron la música.