ENOTURISMO

Oímbra y Monterrei apuestan por recuperar su patrimonio

Iniciarán un programa conjunto de rehabilitación del Castro de Lobarzán, límite de los dos municipios

Prensa de madera colocada en uno de los más de 50 lagares rupestres localizados en Oímbra y Monterrei.
Prensa de madera colocada en uno de los más de 50 lagares rupestres localizados en Oímbra y Monterrei.
Oímbra y Monterrei apuestan por recuperar su patrimonio

Los Concellos de Oímbra y Monterrei acaban de sentar las bases para explotar, de manera conjunta, las posibilidades arqueológicas y, posteriormente, turísticas de unos de los emblemas históricos que los separa, el Castro de Lobarzán. El recinto se localiza entre las localidades de As Chas, O Rosal -ambas en el primero de ellos- y su limítrofe de Villaza, ya en Monterrei, "e todo fai indicar -apunta la alcadesa de Oímbra- que foi un enclave de tanta ou máis relevancia na súa época da a que históricamente lle correspondería ó castelo de Monterrei na súa". 

Los dos municipos optan a las ayudas que gestiona el grupo de desarrollo local Monteval para que se financie un presupuesto cercano a los 48.000 euros, cantidad que permitirá actuaciones preliminares en un entorno "escasamente estudado, aínda que nos atopamos cun poboado fortificado en altura ca excepcionalidade de que a súa ocupación prolongouse no tempo de maneira ininterrompida durante tres milenios", explica Ana María Villarino Pardo, "e que tivo destacada relevancia ao longo da Idade Media, período do que, ademais das evidencias arqueolóxicas, figuran fontes escritas que permiten falar dun asentamento de capital importancia para a historia das terras actualmente pertencentes aos concellos de Oímbra e Monterrei".

En los trabajos de intervención  en el Castro de Lobarzán participarán técnicos de la Universidad de Vigo, institución que propuso a ambos municipios la recuperación patrimonial y ambiental del enclave después de que la entidad académica indagase en la historia de Oímbra meses atrás y por encargo de la alcaldesa local. 

Las primeras actuaciones consistirán en una prospección intensiva en el entorno para revisar los petroglifos ya catalogados, localizar posibles pinturas murales y delimitar zonas con evidencias de estructuras habitacionales. 

Las actuaciones arqueológicas propiamente dichas tendrán como necesaria previa una limpieza de la cubierta vegetal arbustiva. Concluido el proceso anterior, los trabajos de campo se completarán con levantamientos topográficos y procesos de digitalización de las estructuras localizadas, para los que se utilizarán vuelos de drones y registros fotogramétricos.


Concluyen los trabajos en la bodega de As Barrocas


La directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, y la secretaria territorial de la Xunta en Ourense, Silvia Dorado, acompañadas de la alcaldesa de Oímbra, Ana María Vilariño, visitaron el resultado de la restauración de una singular bodega-lagar dedicada a la producción de vino y que supone la puesta en valor como reclamo turístico de la ruta de los lagares rupestres del Concello, donde se encuentran los más antiguos documentados en toda la comunidad autónoma y la mayor parte de todos ellos. 

Estos trabajos fueron posibles gracias a un convenio de colaboración firmado entre ambas instituciones mediante los que el Gobierno autonómico proporcionó cerca de 145.000 euros para garantizar la conservación de los lagares y también se ejecutaron mejoras en la parcela con una plantación de vides y árboles. Estas actuaciones facilitarán, además, que en la bodega se lleven a cabo exposiciones, catas y otros eventos para fomentar su difusión y su adecuada interpretación.

La bodega de As Barrocas, como así se conoce, sirve además de inicio de varias rutas a pie que recorren gran parte del territorio de Oímbra siguiendo su colección de lagares rupestres debidamente señalizados. El municipio ourensano es uno de los que mayor número de este tipo de representaciones concentra.