La Región

OBRAS

La reforma de la depuradora de Verín costará tres millones

El proyecto, que estará rematado en abril del 2018, contempla la construcción de un nuevo colector 

El Concello de Verín actuó en varias zonas del río Támega desmantelando las viejas presas de cemento.
El Concello de Verín actuó en varias zonas del río Támega desmantelando las viejas presas de cemento.
La reforma de la depuradora de Verín costará tres millones

La Confederación Hidrográfica del Duero, responsable de la cuenca del Támega, acaba de comprometer una inversión de más de tres millones de euros para llevar a cabo una completa reforma de la depuradora de augas residuales de Verín, con la que dará solución a los graves problemas de contaminación que sufría el río, sobre todo, aguas abajo y llega a territorio portugués. 

El proyecto, aún en redacción, estará listo, previsiblemente, a finales del mes de marzo. Nada más esté concluida su redacción, saldrá a licitación una obra que tendrá, como principal cometido, la reforma integral de la actual estación depuradora y la construcción de un  colector desde la misma -ubicada en la localidad de Queizás y casi limítrofe con O Rosal, ya en Oímbra- hasta el barrio de la Alameda, en el casco urbano verinense.

Gerardo Seoane, el alcalde de la villa, se felicitó por el anuncio de la Confederación Hidrográfica, afirmando que "esa obra supondrá acabar con los graves problemas de saturación que presentaba la estación depuradora y que nos había valido, incluso, una reprimenda de las autoridades lusas por el alto grado de contaminación con el que transitaba el Támega por tierras lusas, concretamente en la vecina localidad de Chaves". 

Según ha confirmaban fuentes del propio ente gestor de la cuenca del Támega, "la inversión prevista para la depuradora de Verín consistirá en la renovación de elementos antiguos, tales como los de maquinaria y calderería, para ganar en efectividad; además de la puesta en marcha de un nuevo colector que elimine las deficiencias que hasta el momento estaba registrando la EDAR verinense", apuntan desde la Confederación Hidrográfica del Duero. 

Además de lo anterior, el proyecto que ahora redacta la Confederación Hidrográfica del Duero contempla una importante modificación de la estación, que evitará que el agua depurada retorne de nuevo a los conductos de la instalación, "evitando así la sobrecarga a la que ahora se ve sometida tanto por este factor como por las filtraciones que sufre el colector que transita por el cauce del río Támega", apuntan desde el órgano gestor vallisoletano. 

Suspenso, pero no por los pelos, sino con un "muy deficiente". Esa fue la nota que Augas de Galicia otorgó al funcionamiento de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Verín en un informe fechado el pasado 16 de julio de 2015. Con el agravante de que esa misma instalación fue objeto de protesta formal elevada desde la propia confederación lusa encargada de la gestión del Támega a su homónima española, la Hidrográfica del Duero. Fue el presidente de la Cámara Municipal de Chaves quien formuló las oportunas reservas, tras comprobar el estado de las aguas que recibían en la vecina localidad portuguesa. 

La actuación prevista por la Confederación Hidrográfica respalda la iniciativa en su día suscrita por todos los municipios por los que transita el Támega que, mediante la firma de una declaración institucional, declararon su recurso como "estratético" en la comarca.

LA MEJORA TAMBIÉN FAVORECE AL VECINO CONCELLO DE OÍMBRA

Uno de los municipios directamente afectados por la millonaria inversión que programa la Hidrográfica para la estación depuradora verinense será Oímbra. Su alcaldesa, Ana María Villarino, celebró la anunciada inversión "porque nós mesmos estabamos tendo tamén problemas de depuración na nosa estación, e o feito de que a auga do Támega chegue en mellores condicións vai  a facilitar os traballos que esta realizaba. Xa viña sendo hora de que o noso Támega vexa a luz para o desfrute de todos nós", dijo Ana Villarino.