Monterrei

Roban joyas de la Virgen de los Remedios en Verín

Monterrei

Sucesos

Roban joyas de la Virgen de los Remedios en Verín

Uno de los retablos afectados por el robo. Los ladrones dañaron varias puertas, armarios y un rosetón.
photo_cameraUno de los retablos afectados por el robo. Los ladrones dañaron varias puertas, armarios y un rosetón.
Los ladrones también se llevaron las limosnas de los fieles y causaron graves daños para acceder al santuario de Vilamaior

Los ladrones entraron en el santuario de la Virgen de los Remedios en Vilamarior (Verín) y se adueñaron de una cadena con un medallón de oro, además de las limosnas que habían dejado los fieles en los lampadarios. Este es el tercer robo que se registra en el templo en el último año. Los dos primeros fueron entre diciembre  del 2019 y enero de este año, aunque entonces los ladrones causaron más destrozos que el valor del botín.

Este último robo se produjo entre el 1 y el 7 de este mes cuando el santuario estaba cerrado. Los delincuentes también causaron cuantiosos daños, que inicialmente fueron cuantificados en más de 2.500 euros. Los ladrones forzaron la cerradura de una puerta para acceder al interior, donde revolvieron todo lo que encontraron en busca de dinero.

Según recoge la denuncia del párroco, los autores, además de forzar la puerta lateral, causaron desperfectos en otras dos, además de dañar el sistema de cierre de los lampadarios y un mueble en la sacristía.

El templo está alejado de las viviendas, por lo que los delincuentes se tomaron su tiempo para ejecutar el robo, durante el que subieron las escaleras que conducen al balcón   de la fachada principal del santuario, en el que también causaron desperfectos en la balconada y el rosetón que permite la entrada de la luz del día a la nave principal de la iglesia.

La Guardia Civil inspeccionó el recinto religioso con el objetivo de hallar pruebas que permitan identificar a los autores. Los agentes trabajan con la hipótesis de que residen en la comarca de Monterrei  y centran las pesquisas entre los delincuentes habituales.

Mientras, en el Obispado lamentaban los daños en el santuario al tiempo que recuerdan que los párrocos no suelen dejar dinero ni objetos de valor, sobre todo en aquellas iglesias que están alejadas de zonas habitadas. 

Más en Monterrei