Monterrei

Verín habilita rampas en todos los pasos peatonales

Monterrei

Los trabajos eran reclamados por las personas con discapacidad

Verín habilita rampas en todos los pasos peatonales

Las personas que se desplazan en silla de ruedas por el casco urbano de Verín ya no tendrán problema para cruzar en cualquier paso de peatones. El grupo de gobierno ejecutó un proyecto para la eliminación de barreras arquitectónicas, tanto en la vía pública como en los edificios municipales.
De los trabajos se encarga la propia brigada municipal de obras, cuyos operarios acondicionaban en la mañana de ayer el paso de peatones entre la avenida de Portugal y la Praza do Concello,

Los trabajadores destruyeron parte de la acera para construir la rampa de acceso, que venía siendo una reivindicación de los vecinos al ser el principal paso a las instalaciones de la Agencia Tributaria, el propio Concello e incluso el edificio judicial.

En la entidad local recuerda que la remodelación, hace varios años, de la Praza do Concello incluyó la construcción de varias rampas para facilitar el acceso de las personas que se desplazan en silla de ruedas, quedando fuera solamente este paso de peatones, al no estar contemplado en el proyecto.

La construcción de las rampas incluye la instalación de tuberías y una reja de hierro para recoger las aguas pluviales. Además, los operarios utilizan materiales antideslizantes para evitar posibles caídas de personas.

Los trabajadores, una vez finalizado el acondicionamiento del paso de peatones de la avenida de Portugal, se desplazarán a la avenida Laureano Peláez. El paso de peatones que hay en esta zona acumula numerosas quejas de minusválidos por no poder cambiar de acera para acceder al edificio de Correos. Los trabajadores continuarán hasta final de mes arreglando los cuatro pasos que no disponen de rampa, situados en las avenidas de Laza y Castilla.

El proyecto incluye también la fijación y sustitución de todas las plaquetas y baldosines de las aceras que están rotas, además de la colocación de vallas protectoras y jardineras para impedir que los conductores estacionen ocupando parte de las aceras o de los pasos de peatones, según el alcalde, Juan Manuel Jiménez Moán.