Monterrei

Los visitantes llenaron Verín en el último día de la “Feira"

Monterrei

CITA GASTRONÓMICA

Los visitantes llenaron Verín en el último día de la “Feira"

Participantes en uno de los obradoiros infantiles realizados en el recinto ferial.
photo_cameraParticipantes en uno de los obradoiros infantiles realizados en el recinto ferial.

La 'Exaltación do Bacallau e do Cabrito' llenó la práctica totalidad de los restaurantes de la villa 

Miles de personas colapsaron ayer el recinto ferial y las calles céntricas de Verín durante el último día de la Feira do Lázaro, en la jornada más multitudinaria de las tres que conformaron este año la festividad. A falta de cuantificar los datos de afluencia de ayer por la tarde, el alcalde verinense calificaba esta edición del Lázaro como "un gran éxito", que garantiza su continuidad y potenciación de cara al futuro. Aseguraba que había superado con creces los 14.000 visitantes alcanzados el año pasado, cuando sólo habían tenido dos días de fiesta.

La programación elaborada para la jornada de ayer se iniciaba a las 10,00 horas, con la apertura del recinto ferial, ubicado en el Pabellón de deportes, momento en el que se ponía también en marcha lo obradoiros infantiles y el "Pequelázaro" , una ludoteca infantil atendida por monitores, que entretenían a los más pequeños mientras sus padres recorrían el recinto y hacían sus compras.

Momento destacado de la jornada fue la procesión de San Lázaro, que partía a las 11,30 horas de la capilla del patrón de Verín, para recorrer el aproximadamente medio kilómetro que la separa de la iglesia parroquial. Acompañada por la Banda de Música de Vila Verde da Raia, participaron en la misma numerosos vecinos, entre los que figuraban el alcalde, Juan Manuel Jiménez Morán, así como varios concejales. Tras la misa solemne, la comitiva retornó la imagen del patrón a su capilla.

En el terreno gastronómico, la "Exaltación do bacallao e do cabrito", con precios especiales en los locales hosteleros verinenses, captó el interés de numerosas personas y a la hora del almuerzo resultaba muy complicado encontrar una mesa en la práctica totalidad de los establecimientos hosteleros de la villa. 

Ya por la tarde, el abarrote del recinto ferial fue permanente desde el momento de su apertura, las 16,00 horas, y en las horas centrales de la tarde era difícil acceder y moverse por el pabellón.

El alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, se mostraba "moi satisfeito polo éxito desta nova edición. Vemos que a fórmula do turismo, a gastronomíe e a artesanía esta a funcionar, cada ano ven máis xente e os responsables dos stands que participan na Feira están moi contentos", afirma Jiménez Morán, quien concluye que todo esto "garantiza a continuidade da Feira". 

Comentarios