Mundo

Una pelea con su novia interfiere en la campaña de Boris Johnson

Mundo

reino unido

Una pelea con su novia interfiere en la campaña de Boris Johnson

El candidato a primer ministro británico, Boris Johnson.
photo_cameraEl candidato a primer ministro británico, Boris Johnson.

Un vecino alertó a la policía al escuchar "gritos, portazos y golpes" entre el político y su pareja

El gran favorito para suceder a la primera ministra británica, Theresa May, el exministro de Exteriores Boris Johnson, vio este sábado enturbiada su campaña con la publicación de un altercado doméstico que ha copado las portadas de los diarios británicos.

Aunque la exclusiva es del periódico "The Guardian", no hubo medio en el Reino Unido que no se hiciera eco de la pelea a gritos que protagonizó el antiguo alcalde de Londres, de 55 años, con su novia, Carrie Symonds, de 31.

Según relata el citado medio, un vecino del domicilio que comparte la pareja en el sur de Londres escuchó "gritos, portazos y golpes" la noche del pasado jueves.

"¡Déjame en paz!" y "¡Vete de aquí" fueron algunas de las frases que el testigo aseguró escuchar que le gritaba Symonds a Johnson, por lo que, preocupado por el bienestar de la mujer, decidió llamar a la puerta de la vivienda.

Tras insistir y no recibir respuesta alguna, el vecino decidió alertar a las autoridades, que se personaron en la casa a las 00.24 horas del viernes.

Según un escueto comunicado emitido por la Policía Metropolitana de Londres, la pareja atendió a los agentes que constataron que ambos estaban "a salvo y bien" por lo que no consideraron pertinente ningún tipo de "acción policial".

De acuerdo con la versión del testigo recogida por los medios, Symonds recriminó a su novio haber manchado el sofá con vino tinto y le chilló que era "un malcriado" al que no le importa "nada".

Por su parte, el antiguo alcalde de Londres le dijo a la joven, antigua relaciones públicas de los "tories", que no tocara su "jodido ordenador".

Sin embargo, algunos miembros del la formación conservadora han restado credibilidad a la versión del vecino, como por ejemplo el secretario de Estado de Seguridad británico, Ben Wallace, quien desechó la historia y atacó a los "izquierdosos" vecinos de Johnson en un mensaje en Twitter que posteriormente borró.

Por su parte, la veterana diputada laborista Mary Creagh aprovechó el incidente para sugerir que el candidato a ocupar el número 10 de Downing Street tiene "un problema con las mujeres".

Johnson se separó de su segunda mujer, Marina Wheeler, el año pasado, tras 25 años de matrimonio y cuatro hijos en común, al tiempo que saltaba a la palestra su relación con Symonds, 24 años menor que él.

Entre 1987 y 1993 estuvo casado con Allegra Mostyn-Owen y a lo largo de su dilatada carrera los tabloides británicos le han atribuido numerosas amantes.

La discusión con su novia se ha convertido en una piedra en el camino de Johnson a Downing Street que pone patas arriba una campaña en la que ha tratado de suavizar su imagen y mantener un perfil mediático bajo para evitar decir o hacer nada inapropiado.

El político rechazó participar la semana pasada en un debate con el resto de aspirantes conservadores, aunque días después sí acudió al debate que organizó la cadena pública BBC en el que se midió con el ministro del Interior, Sajid Javid, el ministro de Medioambiente, Michael Gove, el ministro de Desarrollo Internacional, Rory Stewart, y el ministro de Exteriores, Jeremy Hunt.

Tras la última votación celebrada el pasado jueves entre los parlamentarios "tories" solo quedan como aspirantes a suceder a May Johnson y Hunt.

Serán los 160.000 afiliados conservadores los encargados de escoger a alguno de los dos en una votación que tendrá lugar el mes que viene.

Se prevé que para la semana del 22 de julio se conozca quién es el ganador, que deberá ejecutar la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Ambos contemplan una ruptura abrupta el próximo 31 de octubre, pero mientras que Johnson se muestra más radical y partidario de ese escenario, para Hunt se trata de un último recurso si antes ha fallado un renegociación del acuerdo de salida con Bruselas.