Los ministros de Fernández descartan elecciones a pesar de las críticas

La economía castiga al gobierno de Argentina

El ministro del Interior argentino, Florencio Randazzo, acompaña a la presidenta Fernández en un acto.
La tormenta económica que sacude Argentina está golpeando directamente a los 'hombres fuertes' del Gabinete de Cristina Fernández, que guarda silencio tras bambalinas sobre los problemas del país mientras aumentan las críticas y las encuestas reflejan una caída de su imagen.
En medio de una coyuntura económica sin precedentes en la última década, la presidenta deja que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el ministro de Economía, Axel Kicillof, y Florencio Randazzo, de Interior, se ocupen de dar la cara cada día ante los ciudadanos.

Randazzo advirtió ayer, en respuesta a ciertos sectores que vaticinan un posible adelanto electoral, 'que no se ilusionen, no nos vamos a ir antes'. 'Si hay algo que caracteriza a Cristina es que estamos dispuestos a dar esta pelea. No para quedarnos nosotros, sino para que la Argentina siga en este proceso de transformación', subrayó Randazzo en declaraciones a una emisora local.

El ministro, que manifestó públicamente que aspira a la candidatura presidencial, salió al paso de esta forma a las declaraciones del gobernador de la provincia de Misiones, Maurice Closs, cercano al kirchnerismo, quien pidio un pacto multisectorial para que el Gobierno no acabe abruptamente como en la crisis económica de 2001.'Hay sectores que no se bancan que la política sea independiente de las corporaciones mediáticas y económicas', y estos intereses 'tienen candidatos dentro del oficialismo y dentro de la oposición', señaló.

Randazzo reiteró su disposición a ser una 'alternativa' para las elecciones presidenciales de 2015, a las que Fernández no se puede presentar por imposición constitucional, 'para que no quede en manos de los candidatos de las corporaciones económicas y mediáticas'.

Te puede interesar