La extorsión de los 'narcos' llega a las escuelas

Niños amenazados en Ciudad Juárez

Es una de las ciudades con mayor índice de criminalidad del mundo. De hecho, a Ciudad Juárez se la conoce por su alta tasa de asesinatos de mujeres en extrañas circunstancias. Ahora, son los niños de la localidad mexicana los que están amenazados. Una serie de notas anónimas colocadas en los alrededores de las escuelas de Ciudad Juárez exigen a los maestros que entreguen sus bonos de fin de año -la paga extra- o sus alumnos serán secuestrados.
Las autoridades no han arrestado a ningún sospechoso por las amenazas, pero se cree que pueda tratarse de los cárteles de narcotraficantes que operan en la ciudad, o bandas delictivas que quieren aprovecharse de la sensación de inseguridad en esta población del norte de México. Ciudad Juárez es uno de los puntos álgidos de la guerra por el tráfico de drogas y tienen una de las tasas de homicidio más altas del mundo. Sólo este año han muerto 1400 personas en sucesos relacionados con las drogas.

Los anónimos colocados en las escuelas amenazan a los maestros, y también a los niños si sus demandas no son satisfechas. Cuando las notas comenzaron a hacerse públicas, muchos padres decidieron sacar a sus hijos de la escuela. La campaña de extorsión parece haber sido concebida para coincidir con los bonos de fin de año que reciben los maestros en su nómina de diciembre, un pago similar al de la paga extra en España.




VIOLENCIA GENERALIZADA





Más de la cuarta parte de los asesinatos ocurridos en todo el país por narcotráfico se han producido en Ciudad Juárez. Al igual que las escuelas, los hospitales tienen cada vez más problemas para funcionar normalmente. La semana pasada, cientos de doctores se manifestaron para denunciar las amenazas y secuestros constantes de los que son víctimas. Los profesionales de la salud relataron cómo cada vez es más frecuente que hombres armados ingresen a los hospitales para rematar a heridos que están recibiendo tratamiento.

Las autoridades de México atribuyen buena parte de la violencia al hecho de que, por lo éxitos en la lucha contra el narcotráfico, muchas bandas han perdido a sus cabecillas y se enfrentan entre ellas. Pero las consecuencias sociales de esta violencia generalizada que se prolonga en el tiempo pueden significar un nuevo desafío para el país.

Además, en muchas escuelas del norte de México los maestros cuentan cómo sus alumnos tienen la tendencia de idolatrar a los capos del narcotráfico, a los que ven como figuras intocables.



Te puede interesar