De los lectores

Apoteósico concierto de Lyvon en la Fnac de Valencia

De los lectores

El local estaba lleno hasta la bandera. Lyvon encandiló al público interpretando temas suyos y otros

Apoteósico concierto de Lyvon en la Fnac de Valencia

los temas-Lyvon, pudimos oír atronar (no hay otra forma de definir como sonaba eso) el 'Caballo de Picasso', cuyo belleza y fuerza nos encogió el corazón; 'Llora Britches', cuya melodía llenó de magia y triste oscuridad todo el recinto de la FNAC; 'Juan Lado Cagón', tema con el que Yolanda hizo participar al público tarareando los coros.
APOTEÓSICO fue el concierto que ayer Día Mundial de los Animales los madrileños Lyvon nos ofrecieron en la FNAC de Valencia. El local estaba lleno hasta la bandera. Lyvon encandiló al público interpretando temas suyos y otros, de grupos clásicos, entre ellos, de Toto. De los temas-Lyvon, pudimos oír atronar (no hay otra forma de definir como sonaba eso) el 'Caballo de Picasso', cuyo belleza y fuerza nos encogió el corazón; 'Llora Britches', cuya melodía llenó de magia y triste oscuridad todo el recinto de la FNAC; 'Juan Lado Cagón', tema con el que Yolanda hizo participar al público tarareando los coros; y finalmente, 'El rock del torero', quizá la cumbre del concierto, canción que encantó al público que palmeaba y tarareaba su estribillo como si la conociera de toda la vida.

Entre tema y tema, Yolanda y Uge explicaban, con lo directo, la fuerza y la gracia que tienen muchos madrileños, el asunto de cada canción. Puedo deciros que he asistido a muchos conciertos en la FNAC y nunca he vivido una comunión tan palpable entre el público y un grupo, esa simpatía del grupo que Lyvon manifestan a cada segundo. Derriban el mito del artista lejano, con su naturalidad y simpatía.Se saben libres y nos lo hacen sentir a los demás. La opinión unánime del público (toda la gente con la que hablé lo decía) era que ayer tuvimos la suerte de asistir a un espectáculo de arte, libertad y defensa de la vida con mayúsculas. Eso no era únicamente un concierto de música, era una experiencia enriquecedora, transformadora, vigorizante. Hermanas y hermanos, eso es ARTE y estos son ARTISTAS, aquello capaces de golpearnos como una catarata de agua fría, como un caballo de fuego que nos atraviesa el cuerpo corriendo; aquello que después de vivirlo te hace sentir transformado, o, por lo menos (cosa difícil hoy en día), 'pensando'.