La Región

FOTONOTICIA

Lodos en las pasarelas del Barbaña

En la mayoría de las pasarelas del Barbaña resulta casi imposible cruzar de un lado a otro cuando llueve, como ocurrió el día de la tormenta y el siguiente, por el lodo acumulado en sus inmediaciones. Al ser un camino de arena, el agua termina arrastrando la tierra menos compactada, pero como los sumideros están atascados desde hace años, termina haciendo una balsa quedando el lodo durante varios días. Un trabajo de ingeniería que vale cientos de miles de euros, puesto que la maquinaria pesada que hay que utilizar es una pala o un sacho y un remolque al que echar la tierra.

Lodos en las pasarelas del Barbaña