O Carballiño

Los arqueólogos descubren una ‘lareira' de barro en Las

O Carballiño

PATRIMONIO

Los arqueólogos descubren una ‘lareira' de barro en Las

Las dos viviendas excavadas forman parte del primer barrio que ha quedado a la vista
photo_cameraLas dos viviendas excavadas forman parte del primer barrio que ha quedado a la vista

Están punto de completar la excavación de dos viviendas, habitadas.

El descubrimiento de una escultura prerromana en las excavaciones del castro de San Cibrao de Las (San Amaro/Punxín) a finales del pasado mes de octubre ha suscitado una enorme expectación y generado un importante número de visitantes interesados en ver la figura antropomorfa, que los arqueólogos datan del siglo II antes de Cristo. Aunque ha sido un hallazgo importante, ya que es la tercera cara localizada en este yacimientos desde la década de los años 60, las excavaciones han dejado al descubierto en los últimos días otros elementos tan curiosos como una gran "lareira" de barro en una de las cocinas de las dos viviendas en las que se trabaja.
La directora de las excavaciones, Yolanda Álvarez, declaraba que "es una placa grande de barro para hacer fuego que fue utilizada en la época de ocupación romana, pero que está sobre otra más antigua de antes de la ocupación, y que fue reutilizada". Sucede lo mismo con las dos viviendas que fueron ocupadas y remodeladas en varias ocasiones para ser habitadas entre los siglos II antes de Cristo y el II después de Cristo.


La cocina de forma circular forma parte de las dos casas que han quedado al descubierto y que completan las seis viviendas del primer barrio que ha quedado a la vista en San Cibrao de Las.


Sin embargo, la arqueóloga puntualizaba que la "lareira", al ser de barro, es de difícil conservación por lo que "los restauradores tienen que valorar si queda al descubierto o si es necesario taparla para evitar su deterioro".
Entre los restos hallados hay mucha cerámica y herramientas en piedra, hierro y bronce, cuentas de collar, husos para tejer en cerámica decorada y una aguja de bronce. Parte de ese material quedará en el Parque Arqueolóxico da Cultura Castrexa, en el centro de interpretación situado al lado de la ciudad, y otra parte irá al Museo Arqueolóxico de Ourense. Quedan únicamente dos semanas de trabajo de campo, que se completará  en el laboratorio otros dos meses.

Presentación de la cara prerromana

De los 800 metros cuadrados de excavación proyectada ya se han ejecutado algo más de 600 metros cuadrados. "Estamos finalizando los dos meses de excavaciones, queda después el trabajo de restauración", puntualizó Yolanda Álvarez. Cuando se desarrolle el trabajo de laboratorio también participarán expertos del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) para analizar las muestras recogidas. Además, se está trabajando ya en la realización de la planimetría. En estos momentos trabajan en las excavaciones seis técnicos, que serán 10 cuando empiecen en el laboratorio, y otros seis peones. Los responsables del Parque Arqueolóxico da Cultura Castrexa Lansbrica proyectan organizar en próximas fechas un acto de presentación pública de la pieza antropomorfa que representa el clan de un guerrero.

Más en O Carballiño