O Carballiño

La botica de Beariz será un referente para investigadores

O Carballiño

o carballiño

La botica de Beariz será un referente para investigadores

Una de las estanterías de la Botica de Doade, en el municipio de Beariz.
photo_cameraUna de las estanterías de la Botica de Doade, en el municipio de Beariz.
Su rehabilitación la convertirá en un museo de la evolución farmacéutica único en toda Galicia

La botica de Doade, en Beariz, será un referente de los museos de farmacia en Galicia y para el resto de España. Un espacio de investigación "que permite observar toda la evolución histórica de la sanidad a lo largo del siglo XX", según apunta Miguel Ángel Soaje, doctor en Historia de la Ciencia y farmacéutico, que a la vista de este proyecto que calificó de único, colabora con el concello en la puesta en valor de esta botica. Los responsables municipales firmaron un convenio con la Consellería de Cultura para la rehabilitación de la Botica de Doade con el fin de que sea visitable, disponiendo de un presupuesto de 48.400 euros, que se destinarán a la restauración de la madera, limpieza, instalación de lámparas LED y catalogación del material. 

El teniente de alcalde, Tomás Sancho, señalaba que los trabajos estarán acabados antes del día 1 de diciembre y apuntaba al carácter divulgativo y educativo que tendrá "para dar a coñecer o que foi un referente na rexión polas fórmulas maxistrais e remedios que se elaboraban nela". Bajo esta óptica pretenden mostrar la botica "como un espazo de transmisión de coñecementos, de forma que pode ser complementario aos coñecementos adquiridos na escola". Para el público en general se incidirá en valores como la protección del medio ambiente, "queremos inculcar a potenciación do medio ambiente a través da plantación de plantas medicinais para mostrar a súa utilidade terapéutica establecendo conexións entre o medio ambiente e os humanos", matiza.


El interés del proyecto está en que tanto el local como el material se conservan intactos


El interés de este establecimiento sanitario está en que se ha conservado tal cual estaba hace más de 50 años, tras el cierre del negocio por su último titular. El visitante se encontrará todo un conjunto de elementos propios de la actividad farmacéutica y de las antiguas boticas, como un botamen (conjunto de botes de farmacia) de cerámica de estilo francés y decoración modernista, una numerosa y elegante colección de frascos y botellas de vidrio, botellas y vasijas para almacenar todo tipo de sustancias medicamentosas; aparte recetas, facturas, tarros, utensilios para elaborar supositorios y cremas, material de laboratorio, balanzas de precisión y hasta un viejo microscopio o una antigua máquina de escribir, según apunta Miguel Álvarez, quien destaca también el local con diseño de principios del siglo XX.


La sanidad a lo largo del siglo XX


"El visitante podrá apreciar, igualmente, otros elementos típicos de la historia de la medicina y la farmacia, como un conjunto de viejas farmacopeas de finales del siglo XIX, que sirvieron para elaborar antiguos remedios como la Triaca Magna, el Bálsamo Resolutivo o el Extracto de Cinco Raíces. Todo ello se conserva en esta botica de Doade, permitiéndonos una interpretación de lo que ha sido la historia de la sanidad a lo largo del siglo XX", matiza Miguel Ángel Soaje.

Según señala, farmacias históricas como las de Couceiro, en Betanzos; Bescansa, en Santiago, o García Carrera, en Ribadavia, experimentaron la lógica evolución de la profesión  hasta nuestros días, "en Doade ningún elemento ajeno rompe la armonía que conforma el conjunto de una botica que ha quedado parada en el tiempo y ello es, en último caso, el mayor interés de este proyecto, el de disponer de un continente acorde históricamente con su propio contenido, lo cual no se da en ninguna otra botica de Galicia y en muy pocas del resto de  España, como pueden ser las de Llívia, Peñaranda de Duero o Sala Just, en Lorca", añade.

Por ello, considera que su recuperación permitirá disponer en Galicia de un magnífico Museo de Farmacia.

Más en O Carballiño